Una abuela apareció en su velorio como holograma y reveló secretos familiares nunca antes escuchados

Gracias al uso de IA, una abuela apareció en su velorio como holograma. La mujer reveló secretos del Holocausto.

Una abuela apareció en su velorio como holograma y reveló secretos familiares nunca antes escuchados

La inteligencia artificial (IA) se ha consagrado como una de las ciencias más interesantes de los últimos tiempos y no deja de sorprender a gran parte de la sociedad al percatarse de la interacción de los seres humanos con las máquinas. Lo cierto es que esta tecnología ha llegado muy lejos, ya que ahora las personas fallecidas pueden interactuar con sus familiares y allegados desde su propio velorio gracias a un innovador sistema.

Se trata de una tecnología que fue desarrollada por la compañía de inteligencia artificial StoryFile que dirige el Dr. Stephen Smith, cofundador y director ejecutivo de la compañía. Este hombre logró que su madre, Marina, respondiera las preguntas de los invitados a su propio velorio para contar detalles desconocidos de su vida.

El video comenzó con un discurso dado por la representación holográfica de Smith sobre su vida. Cabe aclarar que Marina Smith se desempeñaba hasta los últimos días de su vida a la concientización y educación sobre el Holocausto en Inglaterra. Tras su cremación, respondió preguntas de las personas que asistieron a la ceremonia.

La tecnología funciona filmando a la persona con un total de 20 cámaras. Acto seguido, los analistas revisan el video de la mujer de 87 años y le enseñan al algoritmo a discernir las respuestas apropiadas ante las preguntas formuladas.

“Mamá respondió las preguntas de los familiares en duelo después de que vieron su cremación”, expresó Stepphen en diálogo con el medio Telegraph . “Lo extraordinario fue que en el velorio respondió a sus preguntas con nuevos detalles y honestidad. Las personas se sienten envalentonadas al registrar sus datos. Los dolientes pueden obtener una versión más libre y real de su ser querido perdido”, aseguró.

Aunque esta idea pueda resultar innovadora, lo cierto es que la misma tuvo su raíz hace 12 años atrás, cuando la cofundadora Heather Maio-Smith entrevistó a a Rose Schindler y se percató de que las nuevas generaciones no tendrían acceso directo con los sobrevivientes de Holocausto.