Un grupo de amigos lanzó un juego para escalar semáforos y recrear los festejos en el Obelisco por el Mundial

Para ganar se debe tener cuidado con las palomas y los drones de la Policía Federal.

Para todo aquel que le haya quedado pendiente treparse a algún semáforo o poste de la Ciudad de Buenos Aires en los festejos del Mundial Qatar 2022, tres amigos crearon un videojuego para lograrlo.

El juego se llama “Semáforo Climber” y a través del mousse, la barra espaciadora o un par de teclas se puede ir subiendo y el objetivo es llegar al final del poste. Para ganar, se debe tener cuidado con las palomas y los drones de la Policía Federal.

Para jugar se puede acceder desde la computadora, en la página web del videojuego, o también se puede descargar en el celular.

¡Muchachos, Argentina es Campeona del Mundo!

Bajo este título se presenta el juego que, según describen sus creadores, Bruno Bombardi, Franco Folatelli y Pablo Bianchi, permite subir al lugar alto para celebrar el título de la Selección.

Con la barra espaciadora o el mousse va subiendo tratando de evitar que el dron y las palomas toquen al participante. (Foto: captura "Semáforo Climber")

“No da vértigo y en el camino hay birra y Fernet. Pero cuidado con las palomas y el dron de la federal”, avisan los creadores. En el camino aparece una mujer tomando un fernet en una botella cortada y Lionel Messi con la Copa del Mundo

Aunque eso no es todo, también cuenta con la presencia de Diego Maradona como un ángel, Emiliano “Dibu” Martínez bailando, la abuela que se hizo famosa por el cántico de “Abuela la la la”.

Un grupo de amigos lanzó un juego para escalar semáforos y recrear los festejos en el Obelisco por el Mundial

Pero también, están aquellos elementos que pueden costar una vida en el juego, como el dron de la Policía Federal y una bandada de palomas, que si tocan al jugador este automáticamente pierde una de las tres vidas que posee.

Cómo surgió la idea del videojuego

En medio del festejo y la euforia, miles de hinchas se propusieron subirse al lugar más alto que encontraran y cantar desde allí. Algunos se subían a los semáforos, colectivos, paradas del metro bus y dos de ellos lograron llegar a la punta del obelisco.

Ante esta situación, a los chicos se les ocurrió hacer este juego que le permite a todo aquel que no se animó en ese momento, poder subirse al lugar más alto para seguir festejando el triunfo de la Scaloneta, sin correr riesgos de esta forma.