“Tu gallo es una tortura”: el insólito reclamo judicial de una pareja que demandó a un vecino

Una pareja alemana llevará un caso bastante inusual a la corte. Intentarán que su vecino se deshaga de su gallo, que cacarea más de 200 veces por día y según ellos ha convertido vivir en su casa en una tortura. El marido, Friedrich-Wilhelm, que vive en Bad Salzuflen, declaró a los medios locales: “No empieza hasta las 8 de la mañana porque está encerrado por la noche, pero luego canta entre 100 y 200 veces a lo largo del día.”

“No podemos salir al jardín ni abrir ninguna ventana. Es insoportable. Intentamos aguantarlo, nuestros hijos y nuestros vecinos también, pero no se puede. Es raro hablar de esto como tortura, pero eso es lo que es”. El matrimonio comenzó a registrar cada vez que el gallo cacarea, para tener evidencia que llevar a la corte.

Friedrich-Wilhelm afirmó que otro vecino se mudó porque estaba harto del ruido, pero destacó que él no hará lo mismo. El pájaro canta con una intensidad de 80 decibeles, que equivalen a una calle con mucho tráfico o un restaurante concurrido.

Por su parte, el abogado de los demandantes explicó: “Un gallo no pertenece a una urbanización tranquila”.Pero el propietario del ave, Michael, afirma que Magda (así se llama el gallo) es esencial para su jardín, y añadió: “Las gallinas necesitan al gallo, si no estuviera se desplumarían unas a otras”. El caso será llevado a la corte a la brevedad.