Tras dos años, reabre en Gaiman la casa de té que hizo famosa Lady Di

Desde el inicio de la cuarentena, en marzo del 2020, los cierres de comercios fueron una costumbre. Algunos lo hicieron de forma definitiva, otros trataron de sobrevivir -con las persianas- bajas durante los meses más duros a medida que se fueron flexibilizando las restricciones sanitarias. Hay casos que todavía hoy están a la espera de que la pandemia les permita resurgir.

Un ejemplo es la emblemática casa de té de la localidad chubutense de Gaiman que se hizo famosa, a nivel mundial, cuando recibió, en noviembre de 1995, a Lady Di, la princesa de Gales. El establecimiento permanece cerrado desde el inicio de la pandemia.

La buena noticia es que, después de dos años de espera, su reapertura está prevista para los próximos meses. Así lo confirmó a MDZ el propietario de lugar, Miguen Mirantes.

“La decisión está tomada de reabrir para la próxima temporada. Todavía no tenemos la fecha definida. Dependerá de una serie de factores”, dijo el empresario.

Cuando se refiere al inicio de la próxima temporada en esa región –cercana a Puerto Madryn, donde se hace avistaje de ballenas– hay que pensar en los meses de junio y julio.

“Estamos trabajando en el lugar, remodelándolo, para su reapertura. Vamos a seguir con la casa de te tradicional, aunque pensamos en un lugar más exclusivo, tal vez son menos mesas”, explicó.

El lugar permanece en excelente estado, con su parque cuidado por el trabajo de los jardineros que durante todo este tiempo lo mantuvieron como en sus mejores épocas. Incluso, los turistas se acercan para fotografiarse frente al gran portal de rejas de la casa de té, pese no estar abierta.

A comienzos del 2021, cuando se comenzó a reactivar la actividad turística en el país, el lugar permaneció cerrado. La decisión de Mirante se enmarcaba en un contexto de incertidumbre y estrictas medidas sanitarias que no brindaban la previsibilidad necesaria para hacer funcionar un negocio de esta características.

En esa oportunidad, el empresario dio sus argumentos para permanecer cerrado:  “Es imposible trabajar en estas condiciones. Sin un panorama cierto sobre lo que se puede hacer. Los costos de estar abiertos son muy altos y para que sea rentable necesitamos tener un nivel de ocupación alto. Esto hoy es imposible”.

El motivo por el que permanece cerrada es el mismo. Según explicó Mirantes a MDZ, todavía no estaban dadas las condiciones, este verano, para asegurar un funcionamiento normal. Por ejemplo, el ausentismo por los contactos estrechos genera incertidumbre y es difícil mantener un negocio gastronómico en funcionamiento si no se puede garantizar la totalidad del personal.

“No se puede estar abriendo y cerrando todos los días porque falta personal. No se justifica. Hay que tener en cuenta el costo que eso implica” aclaró el empresario que centra sus negocos en la actividad agropecuaria.

Ty Té Caerdydd -así se llama la casa de té- llegó a recibir más de 5.000 turistas en alta temporada. Si bien la temporada actual es mejor a las del años pasado, todavía está por debajo de los niveles prepandémicos.

“Hay ver la cantidad de turistas que hay. Se supone que para dentro de unos meses todo va a estar un poco más normalizado. Esta actividad es muy inestable y el flujo de turismo es cambiante” dijo.

Mirantes señaló un hecho curioso: la falta de preocupación por parte de la intendencia del lugar sobre la casa de te, que es un lugar distintivo de la localidad y un atractivo para el turismo de la zona.

“No tuvimos contactos en todo este tiempo. No parece haber mucho interés de las autoridades. La Argentina es un país difícil. Hay otros más complicados y otros menos. Tiene que haber incentivos para invertir” estimó Mirantes.