Taylor Swift recibirá un doctorado honoris causa por su aporte a las artes

A lo largo de una carrera que ya lleva más de 15 años, Taylor Swift fue galardonada con los principales premios de la industria de la música, pero ahora le llega la posibilidad de convertirse en doctora. Sin haber cursado una materia, la Universidad de Nueva York le otorgará un diploma honoris causa por su contribución a las artes y en reconocimiento a los aportes que realizó para la cultura estadounidense.

Esta no es la primera vez que la reconocida institución educativa le hace un guiño a la compositora más exitosa del mundo. A principios de 2022, el instituto Clive Davis de música -que depende de la facultad- brindó un curso sobre el alcance cultural de su obra.

La NYU anunció que la (ahora) doctora Taylor Swift dará el discurso central de la ceremonia de graduación para los alumnos que terminan sus estudios en 2022 en un acto gigante que tendrá lugar en el Estadio de los Yankees, el más emblemático de la ciudad, el próximo 18 de mayo. Y para hacerla completa, también participarán los graduados de 2020 y 2021, que no pudieron gozar de la presencialidad por la pandemia de coronavirus.

El curso universitario sobre Taylor Swift

El Instituto Clive Davis de la Universidad de Nueva York presentó su primer curso sobre la artista, que arrancó el 26 de enero y que se extendió hasta el 9 de marzo. Brittany Spanos, de la revista estadounidenseRolling Stone, fue la encargada del curso que cubrió la evolución de Swift como emprendedora musical, sus canciones, el legado de los compositores de música pop y country, los discursos sobre la juventud y la niñez, más un análisis de la música popular contemporánea.

La descripción del curso decía que su propósito era “deconstruir tanto el atractivo de Taylor Swift a través de lecturas detalladas de su música y discurso público en relación con su propio crecimiento como artista y celebridad”. Y agregaba: “A través de lecturas, conferencias y más, la clase profundiza en los análisis de la cultura y la política de la adolescencia en la música pop, el fandom, los estudios de medios, la blancura y el poder en relación con su imagen. También consideraremos temas como los derechos de autor y la propiedad, el nacionalismo estadounidense y el impacto continuo de las redes sociales en la industria de la música pop”.