Se ganaron la lotería pero casi pierden todo por un descuido con sus mascotas

Una pareja ganó la lotería, pero cuando se dieron cuenta de que su número era el ganador maldijeron el momento en que sus perros le rompieron el ticket en pedazos.

Se ganaron la lotería pero casi pierden todo por un descuido con sus mascotas

Nathan y Rachael Lamet, son una pareja de la ciudad de Salem, Estados Unidos, que se ganaron la lotería, pero lo curioso de esta historia no es que tuvieron el número ganador, sino que cuando se enteraron de que eran los ganadores maldijeron el momento en que sus perros le destrozaron el ticket en pedazos, por un pequeño descuido casi se quedan sin premio.

Las posibilidades de sacar un ticket ganador en la lotería ya son suficientemente pocas, pero las probabilidades de que tu mascota se devore el billete del premio son aún más bajas. A pesar de eso, fue justamente lo que le sucedió a esta pareja estadounidense que tienen en su vivienda a dos traviesos perros como mascota.

En su blog oficial, la Lotería de Oregón publicó que en esta semana recibió una carta con un ticket roto y una imagen de dos perros. Esta pareja estadounidense les envió el boleto destrozado junto a una nota y a una foto con sus dos Alaskan Klee Kias, llamados Apple y Jack.

Dentro de la carta, los concursantes del sorteo describieron lo que le sucedió con el ticket que compraron esta semana, les contaron que sus dos canes traviesos le destrozaron su billete en pedazos en un descuido suyo. “Por alguna razón, dejamos el boleto en el sillón y decidieron que estaba delicioso”, señaló Rachel Lamet. “Me acosté y cuando me desperté estaba comido hasta el punto de que pensé que no se podía revisar”, añadió.

La mujer ya estaba dispuesta a tirar el ticket aruinado a la basura, sin embargo, gracias a que su pareja la convenció de intentar reclamar con la lotería para por lo menos comprobar si habían resultado ganadores. “Mi esposo pensó que era divertido y que alguien podría reírse al menos. Dijo que seguro que es un ganador”, señaló Rachel Lamet.