Quiso pasar comida rápida en el aeropuerto, lo descubrieron y tuvo que pagar el doble de lo que salió su pasaje

Un hombre debió pagar una gran multa tras pasar alimentos no declarados en el aeropuerto de Australia. El responsable de inculparlo fue un perro rastreador del lugar.

Quiso pasar comida rápida en el aeropuerto, lo descubrieron y tuvo que pagar el doble de lo que salió su pasaje

Un hombre australiano fue atrapado con las manos en la masa en medio del aeropuerto de Darwin, Australia. Todo comenzó luego de que unperrorastreador alertara acerca de contenido que este hombre transportaba en su equipaje.

Carne y productos lácteos no declararon forman parte de un plan de bioseguridad que se realiza para evitar el ingreso de fiebre aftosa al país, una medida impuesta por el Departamento de Agricultura, Pesca y Silvicultura. Sin embargo, este hombre decidió ignorar esta medida.

El australiano había comprado su desayuno, conformado por salchicha, huevo y un croissant de jamón, y este llamó rápidamente la atención del perro rastreador de bioseguridad, provocando que el hombre deba pagar una multa de 2.664 dólares.

El perro es conocido por todos como Zinta, este fue destacado por el ministro del área Murray Watt. “Esta multa es el doble del costo de un pasaje aéreo a Bali, pero no simpatizo con las personas que eligen desobedecer las estrictas medidas de bioseguridad de Australia”, afirmó el funcionario.

Si bien el viajero se volvió a su casa con un sabor amargo en la boca, su caso servirá de ejemplo para todos aquellos pasajeros que desean ingresar a Australia y no conozcan estas estrictas medidas de seguridad. Ya que nadie querría pagar una multa tan cara como un pasaje a Bali.

La fiebre aftosa es una enfermedad viral con niveles de contagio muy altos, esta afecta principalmente a los animales. En los últimos meses, Bali presentó muchos casos de esta enfermedad, lo cual alertó a los encargados de bioseguridad de Australia, quienes decidieron implementar nuevas medidas para controlar el ingreso.

“Un brote de fiebre aftosa en Australia sería devastador para nuestras industrias ganaderas debido a las pérdidas del comercio internacional, las interrupciones del mercado y las pérdidas de salud y producción”, aseguraron desde el ministerio.