Quiso demostrarle a su esposo que no fue infiel, hicieron un test de paternidad y recibieron una demoledora sorpresa

Una mujer de 29 años quiso demostrarle a su esposo que nunca le había sido infiel y, para comprobarlo, ambos se hicieron una prueba de paternidad. “Solo quiero que mi familia vuelva a la normalidad”, aseguró ella, luego de recibir una demoledora respuesta que dio un giro drástico a su vida. ¡Conoce la historia que se volvió viral!

Mi esposo (31 años) le hizo una prueba de paternidad a nuestra hija y resultó negativa, pero nunca le fui infiel. Ahora piensa que nuestra relación es una mentira y quiere divorciarse. ¿Qué debo hacer?”, comenzó su publicación la joven madre de una niña de 5 años.

Luego de que su pareja recibiera un resultado negativo del ADN, su vida se desmoronó. Como aseguraba que “no había otro padre potencial” de su hija, decidió compartir su historia a través de un blog, con el fin de encontrar una solución para comprobar su inocencia.

“No sé cómo convencerlo de que fue una prueba defectuosa y estoy muy asustada”, sostuvo. Por eso, cuando su esposo y los usuarios la incitaron a realizarse ella misma la prueba, no lo dudo. Sin embargo, los resultados arrojaron una respuesta peor de la esperada.

Un giro drástico en la historia, tras la prueba de paternidad

Para evitar una dolorosa separación, la joven pareja decidió que la mejor opción era que los dos se realicen la prueba de paternidad. “Amo a mi marido, estamos juntos desde la universidad y es el amor de mi vida”, aseguró la mujer.

“Él desconfió de mí por un tiempo, pero se disculpó por la forma en que actuó y dijo que no intentaría echarme de nuestra casa. Me dijo que si cada prueba regresaba y yo le era infiel, entonces ahí si todo terminaba”, agregó, tras confirmar que ella también había decidido hacerse la prueba de ADN.

No obstante, lo que muchos esperaban, sucedió: “Hicimos la prueba de sangre de paternidad para él, para mí y nuestra hija. Teníamos una cita con un especialista, pero se canceló porque, bueno, algunos de ustedes lo adivinaron: mi hija tampoco es biológicamente mía”.


La historia no tardó en captar la atención de los usuarios quienes, rápidamente, se solidarizaron con la familia. “Ojalá nunca se hubiera hecho la estúpida prueba”, aseguró la madre. Actualmente, la pareja declaró con la policía y comenzó un juicio con el hospital a donde tuvieron a su bebe.

“He estado durmiendo en la habitación de mi hija y tengo mucho miedo de que me la quiten, pero al mismo tiempo quiero saber dónde está mi hija biológica y si está bien. Ruego a Dios que ella esté bien”
, finalizó su historia. /Crónica