Pueden cultivarse plantas en la Luna según afirma un estudio

No sería cualquier tipo de planta y no podría crecer en cualquier lugar de la superficie, pero por el momento hay un estudio que desvela que determinados tipos de plantas si podrían germinar en la Luna al haber conseguido hacerlo en muestras de regolito lunar traído de nuestro satélite.

Regolito es el nombre que recibe la acumulación de materiales depositados sobre la superficie, en este caso de la Luna

El estudio ha sido publicado en la revista Nature Communications Biology y los autores constatan que muestras de la planta de crecimiento rápido Arabidopsis Thaliana habría germinado en distintas muestras del regolito lunar traídas a la Tierra por diferentes misiones espaciales.

Por la denominación de regolito se conoce la acumulación de materiales y detritus no consolidados depositados sobre la superficie, en este caso de la Luna, procedentes en su mayoría de la lluvia de fragmentos procedentes de la caída de meteoritos y micrometeoritos que, al impactar contra la superficie del satélite, proyectan minerales fragmentados y hasta pulverizados.

Esta no es la primera ocasión en la que se trata de cultivar el suelo lunar, pero si ha sido la primera en la que se ha obtenido éxito. La dificultad para ello estriba en que el regolito lunar, muy diferente del suelo terrestre, carece de materia orgánica (bacterias, gusanos, productos de la descomposición de especies vegetales…) además de carecer por completo de agua en disolución.

No obstante, dado que la composición mineral si es similar a la terrestre, bastaría regular las condiciones de iluminación solar y de humidificación de manera artificial para que, como se ha logrado en laboratorio, en el regolito lunar pudieran germinar especies vegetales terrestres.

Esto se ha logrado a partir de muestras traídas por las naves Apolo 11, Apolo 12 y Apolo 17 en los años 70. El análisis demuestra que lo que más afecta al crecimiento de las plantas cultivadas en regolito lunar tiene que ver con la composición del mismo en cuanto a sales, metales y oxígeno altamente reactivo, cosa que no existe en la Tierra.

Como «terreno de contraste » se estableció un cultivo que trataba de imitar las características del regolito lunar a base de materiales basálticos y volcánicos. La diferencia más notable se encontró en la tendencia a la cristalización del material lunar, debido a que por la ausencia de gravedad en nuestro satélite los impactos de meteoritos y micrometeoritos consiguen aglutinar los minerales que componen el suelo en forma de cristales.

Esto ocasiona que sea más favorable el regolito menos «maduro» en función de que haya permanecido inalterado durante más tiempo por esta reacción ocasionada por los impactos meteóricos. Por tanto las regiones más «tranquilas» por recibir menos impacto serían las más propicias para el cultivo lunar.

Finalmente, y como suele suceder con la gran mayoría de las investigaciones científicas relacionadas con el espacio, más allá de su evidente utilidad con vistas al posible establecimiento de colonias en la Lunalos hallazgos derivados de este estudio son también de aplicación en nuestro planeta por el análisis obtenido de las condiciones más favorables para cultivar en función de la naturaleza del terreno.

Trecebits.com