Por qué hoy 1 de agosto se celebra el Día mundial de la Alegría

El Día mundial de la Alegría se instauró en 2012 en Chile pero ya se extendió hacia varios países que comparten la misma premisa.

Por qué hoy 1 de agosto se celebra el Día mundial de la Alegría

El Día Mundial de la Alegría se celebra cada 1 de agosto desde 2012. La iniciativa fue de un ciudadano colombiano que expuso durante un congreso de gestión cultural en Chile. Desde momento, la propuesta se fue extendiendo hacia varios países que comparten la misma premisa en torno a esta idea.

El objetivo del Día Mundial de la Alegría esvalorar y reflexionar acerca de la importancia de cultivar este sentimiento de satisfacción y bienestar que, sin lugar a dudas, genera múltiples beneficios para la salud.

Alfonso Becerra fue el ciudadano que propuso el Día Mundial de la Alegría y en una de las entrevistas que dio en Colombia reveló más detalles al respecto: “La idea surge y empiezo a desarrollarla para ver qué pasa alrededor de otras fechas que se conmemoran”, dijo.

“Allí me encuentro con la sorpresa que, por lo general, celebramos eventos que han estado relacionados con la guerra, con la sangre y con la muerte, festividades religiosas, fiestas o fechas políticas como las Fiestas Patrias, y que todo aquello que nos produce alegría o gozo parece que no hace parte de los calendarios mundiales”, detalló.

Parece que autoridades del mundo estuvieron de acuerdo con Becerra ya que, en la actualidad, el Día Mundial de la Alegría se celebra en unos 14 países del mundo, entre ellos Chile, Argentina y Brasil.

Según la ciencia, estar alegre u optimista es el resultado de un proceso químico de transmisión de neuronas mensajeras “que llevan la felicidad” dentro de nuestro cuerpo. Este mecanismo produce una reducción del dolor, mejora el sistema inmune y promueve un estilo de vida saludable.

Sentir alegría rejuvenece, mejora el rendimiento laboral o productivo, disminuye la presión arterial y reduce el estrés. Por su parte, los psicólogos señalan que “la alegría” es una emoción pasajera que se manifiesta por medio de la risa o la sonrisa.