Por qué a más mujeres se les cae el cabello: descubren una de las causas

Desparramados por toda la bañera, amontonados en la bacha del baño, atrapados en la rejilla o acumulados en la almohada. Los mechones de pelo se sueltan del folículo piloso y parecen multiplicarse por distintos rincones de la casa. La caída de cabello es parte del ciclo normal de todo pelo del cuerpo pero cuando es excesiva, de gran cantidad en pocas semanas, se encienden las alarmas de preocupación.

Diferentes reportes en el mundo evidencian que la infección por Covid puede producir una caída intensa de cabello dentro de los 3 meses, en promedio, después de haber tenido la enfermedad. Este problema capilar se denomina efluvio telógeno.

¿De qué se trata?? Es un tipo de alopecia que consiste en la alteración del crecimiento del pelo. Se produce cuando la raíz del folículo piloso se debilita y, en consecuencia, termina por romper el ciclo de crecimiento del cabello. Afecta principalmente a las mujeres.

El problema se intensificó con el Covid. A nivel mundial, los centros dermatológicos especializados en alopecias reportaron que el porcentaje de consultas hechas por mujeres ronda el 25%. En Argentina, las estadísticas son similares.

En el centro de Medical Hair y en el Servicio de Dermatología del Hospital Austral, por ejemplo, la cifra se aproxima al 30%. “Con la reapertura masiva de circulación y accesos de la población, tuvimos un crecimiento cercano al 25% de las consultas de mujeres, en comparación con el período analizado en pre pandemia donde observamos una asociación entre este aumento y el antecedente de haber padecido Covid en los meses previos”, le cuenta a Clarín Nestor Spagnuolo, director médico y socio fundador de Medical Hair.

Paciente con efluvio telógeno, post covid

Paciente con efluvio telógeno, post covid

En efecto, las preguntas por efluvio telógeno se incrementaron notoriamente tras la pandemia. “En la pre pandemia, era una consulta habitual: 2 de cada 10 pacientes. Sin embargo, durante los últimos dos años, las inquietudes por este motivo aumentaron en gran porcentaje: 6 de cada 10. Lo padecen el 60% de los pacientes que veo”, describe Marina Bois, médica dermatóloga y miembro del equipo médico de la Clínica Irene Bermejo Advanced Dermatology.

Anibal Parigini, coordinador de la Unidad de Pelo del Hospital Universitario Austral, advirtió un aumento próximo al 20% en su consultorio. “Las visitas médicas diarias por efluvio telógeno varían. Varias personas consultan específicamente por ese motivo”, especifica.

Pamela Figueroa, médica dermatóloga, integrante de la Sección de Pelo del Servicio de Dermatología del Hospital Austral y miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología, le explica a este medio: “El aumento de efluvio telógeno se debe al estrés que provocó esta pandemia y, por otro lado, a que las infecciones agudas (como la producida por el Covid) pueden producir el paso de múltiples folículos a la etapa de desprendimiento”.Mujeres: las más afectadas

Vanina Gegdyszman, dermatóloga, tricóloga y directora médica de Vhair medicina capilar, expresa: “A mayor volumen, el pelo se cae más, siempre según la proporción de cabello que tenga. Por eso, con el pelo largo solemos notarlo más que con el pelo corto”.

A mayor volumen de pelo, más se nota la caída. Foto Shutterstock.

A mayor volumen de pelo, más se nota la caída. Foto Shutterstock.

Spagnuolo, que también es especialista en cirugía plástica, estética y reparadora, señala que las mujeres suelen tener trastornos hormonales cíclicos que pueden intensificarse con situaciones vinculadas al estrés o a la alimentación. “Responden a cambios hormonales que terminan afectando al cabello”, puntualiza.

Entonces, ¿por qué el efluvio telógeno prevalece en mujeres antes que en los hombres? Por un lado, Figueroa analiza que las mujeres lo notan más y que, además, existen situaciones que solo ellas atraviesan, como el embarazo y la lactancia. “Al tener el cabello más largo, suelen percibir mayor densidad del pelo que se ha caído lo cual las lleva a consultar más que los hombres”, añade Bois.Efluvio telógeno: sus principales características

La caída de pelo se produce por una alteración en el ciclo de su crecimiento. Habitualmente, los folículos pilosos presentan tres fases de crecimiento: una es la de “reposo” o de desprendimiento, en la que se produce la caída del pelo para dar comienzo al crecimiento de pelo nuevo. En condiciones normales, esta fase es imperceptible.

En otoño y primavera se cae más el pelo por los cambios de temperatura. “En cuanto al tiempo, el efluvio telógeno, que suele empezar entre el segundo y tercer mes posterior a algún evento desencadenante, puede volverse crónico. Es clave encontrar la causa y tratarla”, enfatiza Figueroa.

Una mujer con efluvio telógeno post Covid.

Una mujer con efluvio telógeno post Covid.

En este marco, Spagnuolo enumera dos clases de efluvio telógeno: el agudo y el crónico.

El agudo remite a una caída temporal, limitada en el tiempo, que resulta reversible.

“La raíz no se altera, el pelo se desprende pero vuelve a crecer. Los cabellos que estaban en la etapa de reposo pasan a la etapa de caída de manera acelerada, es decir, que el pelo que se iba a caer a lo largo de 2 a 3 meses pasa a desprenderse en 2 a 3 semanas. Se puede llegar a perder más del 50% del volumen capilar”, desarrolla Bois.

En cambio, el crónico implica una caída continuada a lo largo de, al menos, seis meses. También es más frecuente en mujeres jóvenes, aunque puede presentarse en edades más maduras. “Puede ser transitorio y resolverse de forma espontánea o cronificarse y requerir tratamiento. Esto se evalúa en cada caso, durante la consulta médica”, continúa Spagnuolo.

Los especialistas consultados coinciden en que, durante este proceso, una gran cantidad de cabello entra simultáneamente en fase telógena (el pelo se desprende del bulbo capilar) lo cual provoca una caída simultánea de muchos pelos y genera una disminución real de la densidad en la cabeza del paciente.

Tratamiento de una paciente con efluvio telógeno

Tratamiento de una paciente con efluvio telógeno

En el caso del “efluvio telógeno”, aumenta la proporción de pelos en reposo por diversos desencadenantes y, aproximadamente tres meses después, la persona nota una mayor caída de pelo lo cual puede traerle preocupación.

Las causas del efluvio telógeno pueden ser múltiples: infecciones por Covid, trastornos endocrinológicos como hipotiroidismo, anemia, déficit de nutrientes, lactancia, dietas hipocalóricas, ejercicio intenso, estrés, entre otras.

“Además, por cambios hormonales como el parto y el embarazo, las mujeres tienden a ser más afectadas por este tipo de pérdida de pelo”, añade Parigini.El Covid asociado al efluvio telógeno

Una batería de estudios científicos demostró que hubo un aumento y asociación en los casos de efluvio telógeno en pacientes que tuvieron la infección por Covid.

Por ejemplo, en uno de ellos (Time of onset and duration of post-COVID-19 acute telogen effluvium) desarrollado en Estados Unidos, Brasil y España se evaluaron 30 pacientes con efluvio telógeno: 9 hombres y 21 mujeres. Todos habían padecido SarsCov2 confirmado por PCR. Pero, el tiempo promedio de aparición de la caída de pelo fue 45 días luego de haber cursado la infección.

“Así, se evidenció que el intervalo entre la infección y la caída del cabello fue menor con respecto a otras causas de efluvio telógeno (que suele ser tres meses posterior al evento desencadenante). También, observaron que la intensidad del efluvio y su precoz aparición está estrechamente vinculada con la severidad de la enfermedad”, señala Bois. /Clarín