Piden no lamer un sapo que produce efectos alucinógenos

El Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos pidió a los visitantes no lamer a los llamados sapos psicodélicos porque pueden producir graves enfermedades.

El Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos (NPS, por sus siglas en inglés), a través de su cuenta oficial de Facebook lanzó un particular comunicado en el que piden “no lamer un sapo psicodélico“. Se trata del Bufo alvarius, también conocido como sapo del desierto de Sonora o del río Colorado.

Es uno de los anfibios más grandes que se encuentran en América del Norte. Puede medir hasta 18 centímetros. Según el organismo estadounidense, emite un “chillido de tono bajo” característico.

Esta especie se habitan en el suroeste de Estados Unidos y en el noroeste de México.

El sapo del desierto de Sonora tiene glándulas parotoides que están situadas justo detrás de los ojos y segregan 5-metoxi-N,N-dimetiltriptamina (5-MeO-DMT), popularmente conocida como la “molécula de Dios“. Es un compuesto psicoactivo que provoca efectos alucinógenos y pude poner en riesgo la vida si tocan el sapo o se lo llevan a la boca. También, son peligrosas para otros animales.

Por ello, el servicio recomienda a las personas que se encuentren con el sapo que “se abstengan de lamerlo”. “Como decimos con la mayoría de las cosas que te encuentras en un parque nacional, ya sea una babosa banana, un hongo desconocido o un sapo grande con ojos brillantes en la oscuridad de la noche, por favor abstente de lamer. Gracias”, posteó el Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos.

Esta toxina está vinculada a diferentes rituales en las que se fuma, que provoca euforia fuertes alucinaciones auditivas. Las autoridades han incluido en su lista de sustancias ilegales.