Perdió una parte de su vestido de novia en la calle a días de su casamiento, lanzó una búsqueda desesperada y logró recuperarla

A tan solo días de su casamiento, una joven sanjuanina sufrió el extravió de la cola y las mangas de su vestido de novia en plena vía pública. A través de una red social, la futura novia inició una campaña contrarreloj que terminó con final feliz.

Perdió una parte de su vestido de novia en la calle a días de su casamiento, lanzó una búsqueda desesperada y logró recuperarla

La organización de un evento tan único y especial como lo es casamiento puede desatar todo tipo de complicaciones y la aparición de ese enemigo que todos tratan de evitar a como dé lugar: el estrés.

La sensación de desborde emocional ante la magnitud de la tarea organizativa no es infrecuente en este tipo de casos. De hecho, algo similar le sucedió a una joven sanjuanina que perdió varios complementos de su vestido de novia a tan solo días de su boda.

Todo comenzó con una publicación desesperada de Flavia Gómez en su página de Facebook, donde contó que viajaba a bordo de una moto cuando extravió “una bolsa blanca con una tela larga blanca (la cola del vestido) y unas mangas”.

“Realmente no sé en que momento puede haber sido pero sé que se cayó, y seguramente alguien la pudo a ver levantado. Ahora dejo unas fotos si pueden ayudarme a compartir y encontrarlo se los agradecería con todo mi corazón”, escribió la futura novia.

En ese sentido, la sanjuanina comentó que la fecha de su casamiento es el próximo sábado 6 de agosto. Por lo tanto, su desesperación para ese momento era absoluta debido a la cercanía del evento.

No paro de llorar de la desesperación de encontrarla, se que hay gente buena y puedo encontrarla. Muchas gracias y les agradezco por ayudarme a compartir y al que me lo devuelva le ofrezco recompensa”, compartió en un grupo de la red social.

La pérdida de la cola y los guantes de su vestido de novia ocurrió cuando Flavia regresaba de hacerle algunos ajustes a su atuendo con una modista. Es por eso que su pesar era infinito.

Con el correr de las horas, la desesperanza comenzó a apoderarse de la mujer, que pensó que nunca más vería los suplementos de su outfit. Sin embargo, en la noche del martes un comentario en su muro le renovó las esperanzas. “Hola, nosotros lo encontramos”, le escribió alguien.

De inmediato, Gómez coordinó un punto de encuentro con la pareja que decía haberse topado con la bolsa y a los pocos minutos explotaba de felicidad al certificar que su vestuario matrimonial estaba completo de vuelta.

“Quiero agradecerles a estas dos personas que con un corazón enorme me devolvieron lo que le faltaba a mi vestido. Sinceramente, no hay palabras de agradecimiento. Gracias a todos porque realmente con cada granito de arena de cada uno de ustedes logramos dar con ellos. De tantas lágrimas que tuve de tristeza ahora son puras lágrimas de felicidad y alegría. Gracias, gracias y gracias”, posteó la futura esposa en su Facebook junto a una imagen con las personas que la asistieron.