Mitos y verdades de tomar agua con limón en ayunas (no ponerle azúcar)

Ayuda a energizar el cuerpo, a mejorar la digestión y a prevenir el envejecimiento de la piel entre otros beneficios más.

Tomar agua con limón es uno de los trucos de bienestar y nutrición que más opiniones encontradas genera.
Lo recomiendan nutricionistas, influencers de la alimentación saludable y es normal ver videos de gente que toma esta bebida y cuenta sus beneficios en TikTok e Instagram.

Lo cierto es que sus múltiples bondades se pueden ver sólo si se la toma correctamente: se exprime el jugo de medio limón o de uno entero en un vaso grande de agua mineral natural tibia.

Luego solo queda tomarlo al despertarse en ayunas.
Es importante destacar que no se la debe mezclar con azúcar ni otros añadidos como edulcorante o miel ya que se disuelve el potencial del cítrico en el organismo y también se debe saber que la temperatura del agua tiene que ser templada y no caliente.
Beneficios para agendar

“Los cítricos como el limón aportan principalmente vitamina C y ácido cítrico en la alimentación. Estos componentes colaboran con la absorción de nutrientes como por ejemplo el hierro”, aclara la licenciada en Nutrición, Emilia Sosa (M.N. 9137).

Respecto a la diferencia entre un agua con limón y un jugo de naranja, la profesional añade: “El limón tiene menor contenido de azúcar (propia de la fruta) que la naranja y por otro lado, si se utiliza un limón se controla la cantidad de azúcar que no es la misma que se usa para hacer un exprimido de naranja que suele llevar 3 o 4 frutas como mínimo que serían aproximadamente 4 cucharadas de azúcar de mesa”.

Tampoco aporta la fibra de la fruta, que es importante para regular los niveles de azúcar en sangre y contribuir a la salud intestinal.
    Es fuente de vitamina C. Durante siglos, los limones fueron muy apreciados para tratar el escorbuto, una condición que puede desarrollarse debido a la falta de vitamina C. Una investigación titulada Vitamin C and Immune Function sostiene que esta vitamina presente en cítricos es necesaria para que el sistema inmunitario genere y mantenga una respuesta adecuada contra los patógenos
    Disminuye la duración de los resfríos. Un estudio publicado en Cochrane Library descubrió que si bien tomar agua con limón no previene los resfríos, sí ayuda a disminuir la duración de los mismos. Especialmente en personas que se exponen a cambios de temperatura constantemente como trabajadores de exterior y deportistas
    Mejora el estado de la piel. Existe evidencia científica que dice que la vitamina C y los flavonoides que contiene el limón ayudan a perfeccionar la condición de la piel. Además, tras su ingesta se produce más colágeno y sus propiedades antioxidantes son perfectas para proteger la piel de la radiación de los rayos UV
    Ayuda con la digestión intestinal. Si bien muchos de los que tienen el hábito de tomar agua con limón en ayunas dicen tener una mejor digestión tras su consumo, esto puede ser subjetivo. Sin embargo, un estudio revela que el consumo a largo plazo de esta bebida previene cambios relacionados con el envejecimiento en el intestino    Podría prevenir la aparición de cálculos renales. Una investigación publicada en la National Library of Medicine afirma que el ácido cítrico presente en el limón puede ayudar a prevenir los cálculos renales causados por la acumulación de oxalato de calcio. Asimismo, el líquido extra del agua que tiene la bebida puede ayudar a mantener la hidratación y así también eliminar la aparición de los cálculos

En cuanto a una de las propiedades más polémicas que se le atribuyen, la Lic. Sosa aclara que es un mito que el agua con limón ayuda a perder peso.

“Si esto pasara no existiría el exceso de peso y todas las condiciones asociadas al mismo. El aumento de peso es consecuencia de múltiples factores, por lo cual se recomienda un abordaje profesional, integral e interdisciplinario para su tratamiento”, destaca.
Según Sosa, tomar agua con limón no tiene contraindicaciones, a no ser en casos puntuales donde existe la indicación médica de restricción hídrica o en casos de erosión del esmalte dentario.

Tampoco es recomendado en personas con enfermedades como gastritis, pero siempre lo ideal es consultar con un profesional antes de empezar a consumir este cítrico a diario. /La Nación