Luego de tener coronavirus el cerebro puede sufrir cambios, según un estudio

Las tomografías realizadas antes y después de la infección mostraron más pérdida de materia gris y daño tisular en personas que sufrieron coronavirus que en las que no.

El tercer año de pandemia sigue entregando noticias sobre nuevos descubrimientos alrededor del coronavirus. En tiempos donde deberíamos estar hablando de la endemia o la salida cuidada, aparece una investigación que vuelve a aumentar la señal de alerta.

Según un estudio publicado el último lunes en la revista científica “The Journal Nature”,  se ha detectado que el coronavirus puede causar una mayor pérdida de materia gris y daño tisular en el cerebro de lo que ocurre naturalmente en personas que no han sido infectadas con el virus.

El estudio, que se realizó en base a personas de 51 a 81 años, descubrió encogimiento y daño tisular principalmente en áreas del cerebro relacionadas con el sentido del olfato, por lo que esto podría ser un nuevo factor que da cuenta de por qué se pierde el olfato y el gusto traes contraer coronavirus.

No obstante, neurólogos no involucrados en el estudio advirtieron que “las implicaciones de los cambios no estaban claras y no sugieren necesariamente que las personas pudieran sufrir daños duraderos o que los cambios pudieran afectar profundamente el pensamiento, la memoria u otros funciones”.

“Esta es una evidencia bastante convincente de que algo cambia en el cerebro de este grupo general de personas con coronavirus”, aseguró la doctora Serena Spudich, jefa de infecciones neurológicas y neurología global de la Facultad de Medicina de Yale, aunque alertó:  “Para llegar a la conclusión de que esto tiene algunas implicaciones clínicas a largo plazo para los pacientes, creo que es una exageración. No queremos asustar al público y que piensen: ‘Oh, esta es una prueba de que todos tendrán daño cerebral y no podrán funcionar’”.

Formaron parte del estudio 785 participantes quienes se sometieron a dos escáneres cerebrales con aproximadamente tres años de diferencia, además de algunas pruebas cognitivas básicas. Entre sus dos escaneos, 401 participantes dieron de coronavirus, todos infectados entre marzo de 2020 y abril de 2021. Los otros 384 participantes formaron un grupo de control.

La pérdida de materia gris es algo que ocurre normalmente con el envejecimiento humano. En regiones relacionadas con la memoria, la pérdida anual típica es de entre 0,2 y 0,3 por ciento, mientras que en los pacientes que tuvieron coronavirus del estudio experimentan entre un 0,2 % y un 2 % de pérdida adicional de materia gris en diferentes regiones del cerebro.