Los turistas ya no pueden caminar en bikini o con el torso desnudo por Sorrento: multas de hasta 500 euros

Sorrento- Situada frente al Golfo de Nápoles, en la costa sudoeste de Italia, Sorrento es uno de esos pueblos playeros de postal, con preciosas playas pequeñas y casas de colores que trepan por las laderas. Pero a diferencia de la mayoría de los centros turísticos del Mediterráneo, Sorrento ahora quiere multar a cualquiera que camine por la ciudad en bikini o con el torso desnudo con hasta 500 euros, según la nueva norma de conducta determinada por el alcalde de la ciudad, Massimo Coppola.

Según el funcionario, el “comportamiento indecoroso” de muchos turistas, al caminar en traje de baño o desnudos de cintura para arriba por las calles y plazas de la ciudad, estaba causando “malestar” entre los vecinos, e incluso entre algunos visitantes. La medida entró en vigor el 6 de julio, en pleno auge de la temporada de turismo, durante el verano en el hemisferio norte.

La prohibición, sin embargo, no es tan radical. El bikini y el topless todavía están permitidos en áreas aptas para nadar, como playas y clubes de playa, y en piletas. Pero al alejarse un poco de estos lugares, lo mejor es ponerse algo de ropa para no recibir una multa.

Con vistas al magnífico Golfo de Nápoles, Sorrento recibió hasta tres millones de visitantes al año antes del comienzo de la pandemia de Covid-19.

La policía local será la encargada de hacer cumplir la nueva ordenanza “anti-bikini”, como se ha dado a conocer, con multas de hasta 500 euros a quienes la infrinjan.

Por inusual que parezca, la decisión de la prefectura no tiene precedentes en la costa italiana. En 2013, las autoridades de Lipari, la mayor de las islas Eolias de Sicilia, implementaron una prohibición similar, luego de las quejas de residentes enojados con personas que caminaban descalzas en el centro de la ciudad. En 2019 fue el turno de Tropea, un popular centro turístico de Calabria, de prohibir los trajes de baño lejos de las playas. La ciudad, por cierto, incluso prohibió caminar descalzo fuera de la arena.

En Venecia, que no es exactamente un destino de playa, pero sí una de las mayores atracciones turísticas de Europa, los residentes y visitantes también deben cumplir con algunas reglas de conducta. Llevar traje de baño o andar sin camisa por la ciudad está sujeto a multa, comer y beber sentados en el suelo, bañarse en las aguas de la laguna, andar en bicicleta en determinadas zonas e incluso dar de comer a los pájaros.LA NACION