Lograron identificar el lago más profundo de América y está en Argentina

Una de las cosas que caracteriza a la Patagonia argentina son la gran cantidad de lagos que pueblan la región. Estos lagos generan paisajes increíbles que se contrastan con las montañas y la nieve cordillerana. Uno de ellos es el Lago Viedma, en la provincia de Santa Cruz, que resulta ser el más profundo de América.

El lago Viedma es el más profundo de América y el quinto a nivel mundial, según las mediciones de un grupo de investigación del Conicet, el Centro Internacional de las Ciencias de la Tierra (ICES) de Argentina y la Universidad de Chile.

Como informó el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, los investigadores llegaron a dicha conclusión tras poder realizar un relevamiento detallado de la zona, que el retroceso glaciar dejó al descubierto.

El lago tiene una fosa que alcanza una máxima profundidad de 900 metros, ubicándolo entre los cinco lagos con mayor profundidad. El más profundo del mundo es el Baikal, de la región siberiana de Rusia, con 1.642 metros y lo sigue el Vostok, en el Territorio Antártico Australiano, con 1000 metros de profundidad.

Lago Viedma
EL RETROCESO DE LOS GLACIARES PERMITIÓ UN MEJOR ESTUDIO DE LA PROFUNDIDAD. (FOTO: SECRET WORLD)

“El glaciar Viedma ha experimentado, desde 2014 a la fecha, una pérdida de 5,5 kilómetros cuadrados de superficie de hielo debido a un retroceso frontal de dos kilómetros, lo que ha dejado al descubierto una zona inexplorada. Este retroceso registrado en los últimos años y el desprendimiento de grandes témpanos estarían indicando una gran profundidad del lago”, explica María Gabriela Lenzano, una de las investigadoras del Conicet.

El equipo, que trabaja desde hace diez años en el Parque Nacional Los Glaciares, determinó que el fondo del lago podría alcanzar unos 650 metros bajo el nivel del mar.

“Este lago se formó por la fuerza erosiva que poseen los glaciares, los que durante al menos el último millón de años se han expandido varias veces, llegando a ocupar gran parte de la región patagónica austral. Al retroceder desde la última glaciación hace unos dieciocho mil años, dejaron a su paso los grandes lagos patagónicos”, aporta la investigadora.

Mas allá de la profundidad que alcanza el lago, los investigadores midieron la temperatura del agua en distintos puntos y encontraron que tiene una estructura compleja que resulta con temperaturas de siete grados en la superficie y desciende hasta los cero grados en el lecho del lago.

“Las investigaciones en estos lagos son importantes para reconstruir las variaciones glaciares de largo plazo, entender las fluctuaciones recientes de los frentes y así explicar las diferencias de comportamiento que actualmente exhiben este tipo de glaciares”, concluyó la investigadora Lenzano.