La ONU hizo una sorprendente advertencia sobre la búsqueda de los embarazos en el mundo

Casi la mitad de los embarazos que se dan cada año en el mundo son no deseados, según un estudio publicado este miércoles por Naciones Unidas, que pide invertir en educación sexual y métodos anticonceptivos para responder a esta “crisis invisible”.

Debemos escuchar a las mujeres y hacernos eco de sus pedidos“, sostuvo el director regional del Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa), Harold Robinson, en una conferencia de prensa virtual para periodistas de América Latina.

A su turno, la doctora Virginia Camacho, Asesora Técnica Regional de Unfpa, precisó que cada año hay 121 millones de embarazos no deseados, es decir, que uno de cada dos embarazos se produce en el cuerpo de personas que no eligieron la maternidad y que el 60% de esos embarazos terminan en aborto, que en muchos casos no se llevan a cabo de forma segura. Entre el 5 y el 13 por ciento de las mujeres que se someten a abortos inseguros muere, según el informe.

 Entre el 5 y el 13 por ciento de las mujeres que se someten a abortos inseguros muere, según el informe.

Entre el 5 y el 13 por ciento de las mujeres que se someten a abortos inseguros muere, según el informe.

Según la ONU (Organización de Naciones Unidas), las principales causas de este problema son la falta de educación y atención sexual y reproductiva, opciones anticonceptivas que no se adaptan bien a las necesidades de muchas mujeres, estigmas presentes en muchas sociedades, violencia sexual y pobreza, entre otros.

Los embarazos no deseados pueden conducir al abandono de los estudios o del trabajo, tienen mayor riesgo de depresión posparto, pueden traer problemas de salud tanto a las madres como a los hijos y es una de las principales causas de morbilidad y muerte materna. Para los investigadores, el daño real a la calidad de vida es incalculable.

Los embarazos no deseados y la desigualdad de género

Por otro lado, Camacho destacó que, a nivel mundial, la tasa de embarazos no deseados se redujeron en los últimos 30 años y que un estudio del Instituto Guttmacher descubrió que las altas tasas de embarazos no deseados están relacionadas con los niveles más bajos de desarrollo social y económico.

En ese sentido, destacó que la cuestión no puede reducirse a la responsabilidad personal, la moral o el comportamiento, también se trata de tomar decisiones políticas y de desarrollo nacional. “Hay tantas catástrofes en el mundo, pero no podemos dejar de lado los derechos de las mujeres y las niñas”, afirmó.

La ONU instó a los países a priorizar la prevención reduciendo la desigualdad de género, garantizando el acceso a anticonceptivos

La ONU instó a los países a priorizar la prevención reduciendo la desigualdad de género, garantizando el acceso a anticonceptivos

Subrayó que los embarazos no intencionales a nivel mundial son no solo una cuestión personal para las mujeres afectadas, sino que es una cuestión de salud, de derechos humanos, de desarrollo y también de desarrollo sostenible.

Por ello, instó a los países a priorizar la prevención reduciendo la desigualdad de género, garantizando el acceso a anticonceptivos y atención de calidad de la salud sexual y reproductiva, acceso a educación sexual a lo largo de toda la vida. “Debemos garantizar el empoderamiento de mujeres y niñas para que puedan decidir sobre sus cuerpos”, aseveró.