Italiano con fiebre va al médico y descubre que contrajo viruela del mono, covid-19 y VIH a la vez

Un italiano de 36 años parece tener una mala suerte sin precedentes porque fue hospitalizado y diagnosticado con covid-19, viruela del mono y VIH en la misma semana de julio. Afortunadamente, sus coinfecciones de covid y viruela del mono remitieron sin problemas, y desde entonces ha recibido tratamiento contra el VIH.

Sus médicos describen esta desafortunada historia médica en un informe de caso publicado la semana pasada en el Journal of Infection. Según el informe, el hombre tuvo fiebre, dolor de garganta y dolor de cabeza el 29 de junio, nueve días después de haber regresado de un viaje a España. El 2 de julio, dio positivo por el coronavirus SARS-CoV-2, pero ese mismo día también notó que se le comenzaba a desarrollar un sarpullido en el brazo izquierdo. En los días siguientes, la erupción se convirtió en pequeñas ampollas dolorosas que se extendieron por la cara, el torso, las extremidades inferiores y los glúteos. El 5 de julio buscó atención en urgencias de un hospital local en Catania, Italia, donde luego fue admitido en la unidad de enfermedades infecciosas.

Dados los síntomas del hombre y su reciente viaje a España, los médicos rápidamente sospecharon que tenía viruela símica y recolectaron muestras para realizar pruebas (España fue uno de los primeros en reportar casos este año). Mientras estuvo en España, el hombre también dijo haber tenido relaciones sexuales sin condón con otros hombres, lo que ha sido un factor de riesgo para la viruela símica durante el brote actual. Finalmente, el 6 de julio, el hombre dio positivo por viruela del simio, VIH y coronavirus; específicamente, la variante Omicron BA.5.1.

“Hasta la fecha, no se han publicado informes de coinfección con el virus de la viruela del mono y el SARS-CoV-2”, escribieron los autores. “Por lo tanto, en este estudio presentamos las características clínicas y el procedimiento de diagnóstico del primer caso documentado de coinfección con el virus de la viruela símica, el SARS-CoV-2 y el VIH-1”.

Debido a sus respectivos periodo de incubación, el hombre podría haber contraído el coronavirus y la viruela del mono al mismo tiempo. Se cree que los síntomas de la viruela del mono tardan entre tres y 17 días en aparecer después de la exposición, y alrededor de dos a 14 días para que aparezcan en el caso del covid-19 (aunque es probable que el período de incubación se haya acortado en promedio para Omicron). En cuanto a la infección por VIH, el hombre les dijo a los médicos que dio negativo en septiembre de 2021. Y dado que su recuento de linfocitos CD4 aún era normal, es probable que esta infección también se haya contraído recientemente. Pueden pasar de 10 a 90 días después de la exposición para dar positivo en la prueba del VIH, dependiendo de la prueba utilizada, y los primeros síntomas similares a los de la gripe pueden aparecer en unas pocas semanas o un mes.

Aunque las coinfecciones a veces pueden contribuir a una enfermedad más grave, no está claro si eso jugó algún papel en este caso. Al tercer día de la hospitalización del hombre, la mayoría de sus erupciones comenzaron a formar costras; al quinto día, sus síntomas se habían resuelto casi por completo, y lo enviaron a casa poco después. Para el 13 de julio, ya no daba positivo en coronavirus, y el 19 de julio, una visita de seguimiento al hospital reveló que sus erupciones con costras se habían curado casi por completo, aunque todavía era positivo en viruela del mono en una prueba de hisopado. También comenzó con una terapia combinada estándar para el VIH, que se sabe que es muy eficaz para mantener a raya la infección crónica cuando se toma con regularidad.

Si bien la viruela del mono puede propagarse a otras personas a través de cualquier tipo de contacto cercano prolongado, la evidencia continúa mostrando que la gran mayoría de los casos durante este brote se han transmitido durante las relaciones sexuales, y con mayor frecuencia entre hombres homosexuales y bisexuales que han tenido múltiples parejas recientes —quizás tanto por contacto cercano con erupciones contagiosas como por semen infeccioso u otros fluidos corporales. Debido a que la pandemia de covid-19 aún está en curso y los casos de viruela símica van en aumento, los autores dicen que los médicos deben ser conscientes de la posibilidad de coinfección en grupos de alto riesgo. También agregan que su caso enfatiza el papel predominante que podría tener el sexo en la propagación de la viruela del mono.

“Por lo tanto, se recomienda la detección completa de ITS después de un diagnóstico de viruela símica”, escribieron.