Qué dice el tipo de letra que tenés sobre tu personalidad

Qué dice el tipo de letra que tenés sobre tu personalidad

El tipo de letra que tenemos dice mucho de nuestra personalidad y siempre fue una incógnita conocer este misterio. Lee la nota y enterate qué te define según tu tipo.

La grafología es la técnica que permite conocer la personalidad de una persona a través del análisis de su tipo de letra. Dependiendo de la letra que uno tenga, se definen las características de la personalidad de un individuo.
Lo cierto es que el tipo de letra de cada persona tiene un tipo de letra único e inigualable que permite poder descubrir cosas de la personalidad. Sin embargo, solo los expertos en el tema son los que pueden descifrar y darle sentido a ese misterio.
Si se analiza el tipo de letra de una persona, se puede dejar de manifiesto secretos acerca de su personalidad, incluso, de su estado de ánimo en el momento en que escribió el texto. La letra de un individuo, entonces, es como la huella dactilar: única e irrepetible.
La forma en que se deslizan las letras y las palabras es a lo que ponen el acento los profesionales del tema a la hora de revelar datos sobre la personalidad de alguien. Asimismo, el modo en que se estampa la firma, también es propio de cada persona.
Lo que los expertos estudian a la hora de analizar el tipo de letra de alguien es: el orden en que se escribe, la distancia entre renglones o la cercanía a los márgenes al igual que el tamaño de la letra o su inclinación
Algunas de las conclusiones más conocidas sobre el tema definen que, por ejemplo, aquellos que escriben con una letra más redonda, tienden a ser personas tranquilas, mientras que aquellos que tienen un tipo de letra más prolijo, son personas soberbias y responsables.

Qué dice el tipo de letra que tenés sobre tu personalidad

La grafología es una técnica que se utiliza en diferentes campos profesionales
Por otra parte, los que tienen un trazo más suave definen a una persona sensible, mientras que las personas que escriben con un trazo más apretado, tienden a ser más comprometidas.
También se analizan los estados de ánimo de la persona en cuestión, en función de cómo se finalizan las frases. Así, si las letras que finalizan el texto van en subida significa optimismo y si van va hacia abajo a medida que se acaba la hoja, indican desánimo.
La grafología se utiliza en distintos ámbitos, dependiendo cuál sea la utilidad del resultado que se obtenga.
Cabe destacar, que como bien explican los expertos, no existe una fórmula mágica que indique si alguien es apto o no para un trabajo. Se trata simplemente de interpretaciones que se hacen a partir de los parámetros establecidos.