Prohibieron llamar «salame» a los embutidos vegetarianos

Prohibieron llamar «salame» a los embutidos vegetarianos

La polémica sobre la denominación de los productos sin carne, tales como albóndigas y hamburguesas, se reavivó con un fallo de la Justicia de Palma de Mallorca, en España, que sancionó a una empresa por llamar «salame» a un embutido vegetariano.

La estrategia funciona tanto a nivel de marketing como para llamar la atención de quienes tomaron, por convicción o por motivos de salud, la decisión de no comer carne.

Con la denominación «hamburguesas», «milanesas» o albóndigas, se pueden encontrar los mismos productos en góndolas argentinas, realizados con sustitutos como seitán, arvejas o berenjenas, más saborizantes y en muchos casos colorantes, para que se asemeje más a la versión original.

En este caso, el Juzgado Contencioso Administrativo de Palma de Mallorca emitió una sentencia en la que penaliza a una empresa por el uso del término “salami” para vender un producto cuya denominación es “embutido vegetariano”.

Según la resolución, se trata de una «contradicción» que surge de «definir como ‘salami’ a un producto que es vegetariano y que carece de carne». Tal como lo evaluó el juzgado, no es lícito «emplear un término de uso social admitido como es el de ‘embutido’ o el de ‘salami’ para describir aquello que no lo es”.

«El utilizar terminología propia del uso social y referida a la carne para identificar productos que, por definición, carecen de la misma» infringe las normas establecidas para la venta de esos items, según la resolución.