Polémica: le piden a los empleados confirmar la talla de su cintura para determinar si pueden volver al trabajo presencial

Polémica: le piden a los empleados confirmar la talla de su cintura para determinar si pueden volver al trabajo presencial

La Agencia de Licencias de Conducir y Vehículos de Reino Unido le pidió a sus empleados sus talles de cintura para decidir volvían o no a trabajar.

El tamaño de la cintura, según la Agencia de Licencias de Conducir y Vehículos de Reino Unido (DVLA, por sus siglas en inglés), es determinante para regresar o no al trabajo presencial. En el caso de que sea por encima de sus parámetros, no pueden regresar a la oficina.
En el caso de las mujeres, su cintura no podía ser superior a los 86 centímetros, mientras que en los hombres la medida asciende a los 101. Un correo electrónico pedía al personal de la sede de licencias de conducir en Swansea, Gales del Sur, que respondiera “lo antes posible”.
La solicitud formaba parte de un sistema “basado en puntos”. El personal obtiene un punto por factores de riesgo de Covid más altos , como el sobrepeso , ser varón, estar embarazada o ser de una minoría étnica.  Aquellos que puntúan cuatro o más y no pueden trabajar desde casa pueden recibir una “licencia pagada especial”.
En ese sentido, un vocero de DVLA relató: “Nos adherimos a las pautas establecidas por el Gobierno de Gales en la ‘Herramienta de evaluación de riesgos de la fuerza laboral Covid-19 de toda Gales’ cuando llevamos a cabo las evaluaciones de riesgos para nuestro personal”.
A eso, añadió: “La herramienta hace una serie de preguntas sobre la edad, la salud, el peso y el origen étnico que pueden aumentar el riesgo de enfermedades graves después de una infección por COVID-19. Las personas no necesitan dar su medida de cintura y pueden optar por no responder a las preguntas que deseen. Nuestro enfoque durante la pandemia ha sido y sigue siendo la seguridad de nuestro personal”.
Sin embargo, los empleados de la agencia no están de acuerdo con estas declaraciones. Tanto es así que uno de ellos expresó: “Creo que esta es la gota que derramó el vaso para algunas personas. Las personas sienten que esto es algo más que están usando para hacer que más personas vuelvan al trabajo y tener la menor cantidad posible de personas libres. La gente está nerviosa, molesta, preocupada por la cantidad de personas en el lugar. Es muy difícil sentirse seguro en un piso de una torre donde hay alrededor de 130 miembros del personal”.
FUENTE: THE MIRROR / THE SUN