Los alimentos que no te pueden faltar si quieres vivir más y mejor

Los alimentos que no te pueden faltar si quieres vivir más y mejor

El estilo de vida (alimentación, actividad física, estrés, relaciones sociales, etc) que mantenemos a lo largo de los años influye de forma muy potente en nuestra salud. En ausencia de enfermedades graves que se escapen a nuestro control, cuánto y cómo vivamos dependerá de que mantengamos unas costumbres saludables y, entre ellas, la dieta y el ejercicio son los pilares fundamentales.

La ciencia ha desvelado los efectos que tienen muchos alimentos sobre la prevención o promoción de enfermedades tan frecuentes como diabetes, obesidad, cáncer o problemas cardiovasculares. Simplificando, los alimentos se pueden dividir en dos grandes equipos: el de los guardianes de la salud, compuesto por vegetales, legumbres, granos integrales y aceites y grasas mono y poliinsaturadas, y el de los enemigos silenciosos, que incluyen alimentos procesados, carnes rojas, azúcares refinados y las grasas saturadas que nos conquistan con su rica palatabilidad pero nos abocan a la enfermedad.

La dieta mediterránea es de las mejores para controlar el colesterol y una de las más buscadas

La dieta mediterránea es uno de los principales representantes de patrones dietéticos saludables, tanto que la Asociación Americana del Corazón (AHA) la considera una de las mejores para controlar el colesterol y una de las más buscadas por el público, como informó Alimente. Ahora, la ciencia acaba de encontrar otro argumento para seguirla: contribuye a un envejecimiento saludable. ¿Cómo? Promoviendo el crecimiento de bacterias intestinales saludables. Con este artículo, publicado en la revista ‘Gut’, los autores aportan nuevas evidencias sobre la importancia que tienen en la salud la microbiota y la dieta mediterránea.

Alimentación dirigida

Este estudio de cinco países (entre los que no está España) parte del hecho de que el envejecimiento se acompaña por el deterioro de las funciones corporales y de inflamación crónica, una combinación que conduce a la fragilidad (pérdida de fuerza, caminar despacio, etc). Los autores se propusieron verificar si la dieta mediterránea influye en la microbiota y, de esta forma, frena el deterioro físico y cognitivo del envejecimiento.

Foto: Unsplash/@nadineprimeau.
Foto: Unsplash/@nadineprimeau.

Para desarrollar su línea de trabajo, el equipo investigador incluyó a 612 sujetos de entre 65 y 79 años de edad, no frágiles o prefrágiles de cinco países europeos (Reino Unido, Francia, Países Bajos, Italia y Polonia) para que siguiesen durante 12 meses un patrón dietético mediterráneo, abundante en legumbres, verduras, aceite de oliva, nueces y pescado, y pobre en carnes rojas, grasas saturadas y lácteos. Analizaron su microbiota antes de comenzar la intervención dietética y al concluir los 12 meses con la intención de ver si la dieta mediterránea era capaz de promover la proliferación de bacterias intestinales asociadas con envejecimiento saludable.

 

Los análisis preliminares revelaron que los sujetos italianos tenían una composición de microbioma distinta a los del Reino Unido, Francia, Polonia y Países Bajos, en los que era más parecida, y esto, dicen, pone de relieve que existe una asociación significativa entre la dieta y la composición del microbioma

 

Después del periodo de intervención, se observó la mejoría de los parámetros de fragilidad, y el examen del microbioma mostró cambios asociados al aumento de las bacterias que producen ácidos grasos de cadena corta (con efectos beneficiosos y antiinflamatorios) y una disminución de las bacterias implicadas en la producción de determinados tipos de ácidos biliares relacionados con un mayor riesgo de cáncer de intestino, resistencia a la insulina, hígado graso y diabetes, entre otras enfermedades

Agentes bioterapéuticos

Los nutrientes artífices de ese cambio fueron, según los autores, la fibra dietética, las vitaminas C, B6 y B9, y los minerales cobre, potasio, hierro, manganeso y magnesio.

Foto: Unsplash/@b_g.
Foto: Unsplash/@b_g.

Los autores defienden que sus hallazgos «respaldan la viabilidad de cambiar la dieta habitual para modular la microbiota intestinal, que a su vez tiene el potencial de promover un envejecimiento más saludable». Además, «proporcionan una lista de grupos de bacterias candidatos a investigarse más a fondo como agentes bioterapéuticos vivos para la administración directa a personas de edad avanzada y retrasar la aparición de fragilidad».

La parte menos amable que admiten los científicos es que las personas mayores pueden tener problemas dentales o para tragar que les impidan seguir una dieta mediterránea (abundante en fibra), un problema que tal vez se pueda solventar si se consigue desarrollar preparados que contengan las bacterias intestinales asociadas al envejecimiento saludable.

https://www.alimente.elconfidencial.com/nutricion/2021-01-18/paises-alimentos-no-faltar-vivir-mas-mejor_2460039/