En 2016 junto a su familia creó Kapselmaker: “Me animé a pensar y desarrollar una estrategia de negocio que nos permitiera tener un modelo que nos permita competir de igual a igual con las cápsulas de café Premium de Nespresso con una relación directa con el consumidor y creando un concepto de tienda que ofrece una experiencia de compra sensorial. Hicimos un salto en la industria. Ofrecemos llave en mano el equipamiento para el tostado y envasado que se termina de ensamblar en Argentina”, contó Boustani a BAE Negocios.

A través de un desarrollo local logró crear máquinas para tostar, moler y envasar, un café Premium en cápsulas de aluminio. Con creatividad lanzaron 60 variedades de cápsulas que son compatibles con las de su mayor competidor Nespresso. Además le produce las cápsulas de café a Café Martínez, Tienda de Café, El Bohio y hasta a la bodega Rosell Boher, entre otras.

Enfrentar a un gigante no lo detuvo. “Se que peleo con alpargatas contra un moustruo como Nespresso, lo sé, pero los suizos son muy tranquilos. Este año ya captaré el 10% del mercado de cápsulas Premium y hace apenas cinco años que abrimos”, dice siguiendo las enseñanzas de su padre.