Falabella cerrará sus últimas tres sucursales en la Argentina: bajará las persianas en Unicenter, la calle Florida y la ciudad de Rosario

Falabella cerrará sus últimas tres sucursales en la Argentina: bajará las persianas en Unicenter, la calle Florida y la ciudad de Rosario

La empresa de tiendas departamentales se acerca a completar su larga y agónica su salida de la Argentina. Hoy, la firma informó a sus empleados que cerrará sus últimas tres sucursales: la del shopping Unicenter, la de la calle Florida y la de Rosario. Continuará en el país con venta online.

“En el contexto del plan que Falabella está llevando a cabo para hacer sustentable su operación en Argentina, la Compañía cerrará las tiendas por departamento ubicadas en Rosario, Martínez y en la calle Florida en la Ciudad de Buenos Aires”, dijo la firma a través de un comunicado.

“Al igual que en los casos anteriores, este proceso contempla un plan de retiro voluntario para todos los colaboradores de las tiendas que cesarán sus actividades. Falabella seguirá operando a través del e-commerce”, agregó el breve texto.

Finalmente, la firma chilena abandonará su local del shopping Unicenter

A mediados de septiembre del año pasado, Falabella había anunciado oficialmente que se encontraba evaluando “opciones de rentabilización” de las operaciones de sus filiales en la Argentina, que incluían el ingreso de un socio estratégico. También señalaban que a partir de ese momento comenzaban un proceso de cierre de algunas de sus tiendas en el país y un plan de retiro voluntario para sus empleados. La empresa chilena dueña de Falabella también anunció en ese momento la posible venta de la cadena Sodimac, su negocio de venta de materiales para la construcción.

Desde entonces, sus directivos exploraban distintas alternativas para continuar la operación. Por ejemplo, se contemplaba la posibilidad de conseguir un socio estratégico que invirtiera en el negocio y acompañara en su reformulación. También se encontraba abierta a la posibilidad de encontrar compradores.

Pero mientras estos intentos se llevaban a cabo, la empresa aceleraba el cierre de locales ubicados en zonas céntricas de distintas ciudades del país que fueron las más golpeadas durante la pandemia.

La cadena de tiendas departamentales llegó a tener 10 sucursales en todo el país. Los tres que se cerrarán eran las últimas que quedaban.

Según contaron representantes sindicales de trabajadores de la sucursal de Rosario, las persianas de los últimos locales bajarán por última vez en “unos 60 días”.

“Hoy nos llegó el comunicado de la empresa. No sabemos bien cómo se van a pagar las indemnizaciones y eso genera mucha preocupación”, dijo Juan Gómez, secretario de Empleados de Comercio de Rosario, durante una entrevista a Radio 2 de Rosario.

“Es una decisión política, no hay problemas de recaudación o venta, es una decisión del grupo. Es un combo, la tasa de retorno no es la prevista, en su país de origen tienen menos ingresos y deciden irse del país”, agregó el dirigente gremial.

Falabella desembarcó en la Argentina en la década del 90 y llegó a tener diez tiendas en el país: tres en Capital Federal, tres en la provincia de Buenos Aires y cuatro en el interior: Córdoba, Mendoza, Rosario y San Juan. El año pasado, cerró su local ubicado en Florida 343, en el centro porteño, y dos que se encontraban dentro de los shoppings Dot y Tortugas Open Mall.

Según el último informe de resultados financieros de la compañía, el negocio de la empresa en la Argentina durante los primeros nueve meses de 2020 tuvo una disminución de 25,9% a nivel de ingresos, principalmente por las restricciones sanitarias durante la pandemia.

Además del efecto de la pandemia, que derrumbó las ventas de los locales de grandes superficies, el modelo de negocios de la firma chilena sufre particularmente los controles de cambio dado que buena parte de su oferta es importada. Por eso deja el país mientras invierte en otras partes de la región.

A mediados de enero pasado, el directivo argentino Gastón Bottazzini, que ocupa el cargo de gerente General de Falabella en Chile, presentó un plan de inversiones por USD 800 millones para 2021, que no incluyó a la Argentina. “Tiene un porcentaje muy relevante dedicado a la construcción de nuevas tiendas, desarrollo de la franquicia Ikea, el desarrollo de Sodimac en México y algunas nuevas tiendas en Brasil, el desarrollo de Tottus en Perú, algunas nuevas tiendas en Chile y también, el desarrollo de lo que soporta todo eso, que son los centros de distribución y las nuevas ubicaciones”, señaló al diario chileno La Tercera.

Fuente: Infobae