El frío afecta tu estado de ánimo

El frío afecta tu estado de ánimo

No es por darle la razón a aquellos que odian el frío pero habría indicios científicos que comprueban esta teoría.

Con la llegada del invierno, nuestro cuerpo sufre cambios físicos y mentales que muchas veces pasan desapercibidos. Un resfrío o una gripe, a causa de las bajas temperaturas, repercuten sobre nuestro organismo. Pero hay una transformación interior por el traspaso del calor al frío – y a la inversa- que no siempre notamos. Esto tiene su explicación científica y ¡te sorprenderá!

 

¿Te sentís más cansad@ o preferís quedarte en casa mirando una peli a salir con tus amig@s? Bueno, relax, no estás envejeciendo sino que el cambio de estación te está afectando y aún no te diste cuenta. Según estudios, la llegada del invierno provoca disminución del estado de ánimo, aumento del cansancio, dificultades para dormir y hasta seguramente te estés desconcentrad@. Todo tiene un por qué. La razón es que los días son más cortos y hay menos horas de luz solar a lo largo del día. ¿Qué? ¡Así funcionamos!

Mirá cómo vencer al frío con este truco

 

¿Sensible a los cambios climáticos?

Cuando existen estos síntomas de una forma más acentuada puede convertirse en un trastorno afectivo emocional -sí, tiene este nombre- que significa que sos una persona más sensible de lo normal a los cambios climáticos y te afecta negativamente la llegada del frío. Sin embargo, esto sólo afecta a 6 de cada 100 personas y, en su mayoría, a mujeres.

Poca luz solar, uno de los motivos

Este trastorno es más común en países con peor clima, donde hay escasas horas de luz solar al día y con muy bajas temperaturas durante todo el año. Los investigadores coinciden a que esta problemática se debe a la disminución de una hormona llamada melatonina – la encargada de regular el sueño- y  un aumento de la hormona serotonina – vinculada a un aumento de la irritabilidad y el estrés.

De esta forma, el invierno y los días más cortos influyen sobre nuestro cuerpo, generando desequilibrios hormonales. Además estos desequilibrios pueden generarnos aumento de ansiedad, tristeza, melancolía, aumento de apetito, cansancio físico y un considerable aumento de la sensibilidad.

Sin embargo, creemos que el frío también tiene su lado positivo. Sólo es cuestión de abrigarse un poco más y salir a disfrutar la vida, como siempre.