Cuál es la causa y cómo se puede tratar la fobia a los gatos

Cuál es la causa y cómo se puede tratar la fobia a los gatos

La fobia a los gatos interfiere en la vida diaria de las personas que lo padecen y genera muchas situaciones de angustia.

Aunque los gatos son considerados animales que no representan ningún peligro para la vida diaria de las personas y tenerlos da un beneficio psicológico y emocional, para muchas personas esto es diferente y los percibe como un peligro que puede hacerles daño, lo cual se conoce como fobia a los gatos.
En el mundo, hay una cantidad considerable de personas que padecen cinofobia, el cual es un miedo irracional a los perros, o ailurofobia que significa tener miedo a los gatos, trastornos que generan angustia y pueden limitar a la persona en sus actividades diarias.
Ser cautos con algunos animales peligrosos es normal, ya que nos pueden morder o arañar. Sin embargo, el problema está cuando el miedo nos paraliza o nos genera una crisis que nos impide llevar a cabo una vida normal y causa síntomas como ansiedad o pánico, lo cual un profesional podría diagnosticar como fobia.
Si la crisis o parálisis por el miedo ocurre cuando la persona está cerca de un gato o cuando piensa en su presencia, esto podría tratarse de una ailurofobia, un miedo exagerado e irracional a estos felinos.
Para distinguir una fobia de un miedo, debemos tener en cuenta si se presentan los siguientes síntomas:
-Respuesta de huida o lucha. Se intenta huir o enfrentarse animal, ya que se lo considera una amenaza.
Cuál es la causa y cómo se puede tratar la fobia a los gatos

El miedo irracional puede paralizar nuestra vida diaria
-Hipervigilancia, nerviosismo extremo, ansiedad… a veces solo con escuchar un maullido. En los casos más extremos incluso pueden producirse ataques de pánico.
-Ante la presencia del animal, la persona con fobia a los gatos puede tener incluso reacciones fisiológicas como taquicardias, mareos, sudoración, dolor en el pecho, sensación de ahogo, dolor de estómago y hasta náuseas.
-Conductas de evitación. Por ejemplo, no ir a visitar a un familiar o amigo solo por el hecho de que tenga un gato.
Qué causa a ailurofobia
-Haber padecido un hecho traumático en el pasado. Este hecho traumático o experiencia negativa puede ser, por ejemplo, haber sido atacado por un gato siendo niños. Nuestro cerebro realiza lo que se conoce como un ‘aprendizaje asociativo’ y repite aquel patrón de miedo.
-Condicionamiento vicario. Esto sería una ‘fobia aprendida’ o por observación, es decir, que el cerebro aprende a tener fobia a los gatos si alguien en nuestro entorno cercano reaccionan de manera exagerada si ven un gato.
-Predisposición. Las personas con tendencia a padecer ansiedad también tienen más predisposición a padecer fobias.
-Creencias populares: los gatos se han asociado a lo largo de la historia a supersticiones, mala suerte, brujería… Estas falsas creencias pueden hacer que algunas personas se sugestionen.
Cuál es la causa y cómo se puede tratar la fobia a los gatos

La fobia tiene diferentes tratamientos para superarla
Cómo se trata la ailurofobia
La mejor forma de superar esta y cualquier otra fobia es exponerse a la causa que la provoca por sí mismo o con al apoyo a alguien cercano, Sin embargo, es probable que se necesite ayuda profesional. Para tratar la ailurofobia, el psicólogo puede recurrir a diversas terapias.
-Terapia de exposición. Esta técnica consiste en exponer al paciente de manera progresiva a la causa de la fobia para ir provocando lo que se conoce como ‘desensibilización sistemática’.
-Terapia cognitivo conductual (TCC, la cual se centra en la modificación de los pensamientos y el comportamiento de una persona que padece la fobia.
Existen muchos tratamientos más que pueden ser sugeridos por el profesional al que la persona debe consultar si padece fobia a los gatos o a alguna otra cosa que limita su rutina diaria.
Fuente: 20minutos