Cómo arreglar el flequillo cuando se te fue la mano con las tijeras

Cómo arreglar el flequillo cuando se te fue la mano con las tijeras

En esta época de cuarentena en que las peluquerías están cerradas, hay que ingeniárselas para llevar el pelo lo mejor posible. Si se te fue la mano con el flequillo, acá está la solución

Durante esta cuarentena, al permanecer las peluquerías cerradas, se presenta un gran problema a la hora de querer llevar nuestro cabello lo mejor posible. Por eso puede que varias se hayan querido cortar el pelo o arreglar el flequillo, no solo por aburrimiento, sino porque no soportan el largo del mismo.

Pero el resultado no siempre termina siendo el esperado o buscado. Aunque se quiera seguir diferentes tutoriales, hay que tener un pelo muy específico para que salga bien. Por eso, si vos sos una de esas personas que se cortó el flequillo durante la cuarentena y no quedó como querías, tenemos algunos consejos para arreglarlo.

Lo primero que tenes que entender, es que por más que hayas comprendido bien el tutorial que viste por internet, es que no todos los pelos son iguales, tu cabello es completamente diferente al de la chica del vídeo. Asique si no quedó como pensabas, no te asustes porque hay solución.

 

Cuarentena | La forma más fácil de disimular un flequillo mal cortado

Son varias las opciones, y sobre todo, son varias la posibilidades. En el caso de que te quedara el flequillo muy largo luego de cortártelo, solo necesitas tijeras y peine. Lo mismo sucede si cortaste más un lado que del otro. Lo importante es tener el flequillo seco, y peinarlo muy bien para que lo que veas sea exactamente cómo te va a quedar una vez cortado.

No importa el largo. Si llevas el flequillo recto lo más seguro es que tu problema sea que te ha quedado más corto de un lado que del otro. Ayudándote con un peine pequeño, marca la línea recta que debería seguir tu flequillo y cortá justo por debajo de las púas del peine.

Si lo llevas desmechado, el truco está en colocar la tijera en posición vertical dentro del flequillo y empezar a cortar, pero tampoco te entusiasmes demasiado porque se te puede ir la mano, y corres el riesgo de que no tenga solución y tendrás que esperar (con un pañuelo en la cabeza) a que crezca para poder arreglarlo.