Carlos Gardel: hace 85 años el Zorzal Criollo se hacía eterno

Carlos Gardel: hace 85 años el Zorzal Criollo se hacía eterno

Hoy se cumplen 85 años del trágico accidente aéreo en el que perdió la vida Carlos Gardel (1890-1935) en la ciudad de Medellín, Colombia, llevándose una manera única de crear e interpretar el tango y la canción porteña, una idea que el periodista e investigador gardeliano Norberto Chab graficó en pocas palabras: «Gardel inventó todo, y quienes vinieron después invariablemente abrevaron en él».

«Gardel fue la bisagra entre el canto criollo y el canto de la calle de una Buenos Aires transformada en urbana e industrial», indicó Chab, quien junto a Héctor Larrea realiza los domingos a las 9, por Radio Nacional, «Gardel por Larrea», un programa dedicado al cantor más grande de tango y de la música argentina.

Nacido en Toulouse (Francia) en 1890, llegó a Buenos Aires junto a su madre Marie Berthe Gardes cuando apenas tenía dos años y tres meses. Charles Romuald Gardés, que castellanizó su nombre a Carlos Gardel, se nacionalizó argentino en 1923 después de vivir desde su infancia en Buenos Aires. Grabó a lo largo de su vida más de 900 canciones. «Fue el primero que se lanza a cantar el tango-canción como un género que hasta entonces (1917) no tenía un límite claro. Asume ese riesgo: se lanza a crear algo que no existe. Utiliza tres y luego cuatro guitarras en su acompañamiento; filma una serie de cortos sonoros; graba a dúo consigo mismo; filma en Europa y en Estados Unidos; apuntala la hegemonía de un sello grabador (Odeón) que lo tiene como su artista principal por más de diez años. Llegó antes a todas las innovaciones. Esto, sin hablar de que fue el mejor», dijo el especialista.

El 24 de junio de 1935 , un choque entre dos aviones al momento del despegue en el aeropuerto Olaya Herrera de Medellín, provocó la muerte del Zorzal criollo y de otras 16 personas entre las que se encontraban el letrista Alfredo Le Pera, y los guitarristas que lo acompañaban en esa etapa de su carrera Guillermo Barbieri y Ángel Domingo Riverol. Hubo tres sobrevivientes, uno de los cuales fue el guitarrista José María Aguilar.