Flor Vigna, entre la felicidad por el éxito de su tema “Uy!”, las críticas y su romance con Luciano Castro

Tras un año y medio de trabajo, Flor Vigna lanzó su carrera musical. Talentosa, humilde y carismática, la actriz, bailarina y conductora incorpora una nueva faceta a su currículum y debuta como cantante de la mano de “Uy!”, un single que fusiona raíces de tango, flamenco, música urbana y reggaetón. A su sonido pegadizo se suma una letra sarcástica que viene con un claro mensaje: “Ya no quiero más dolores”. “Uy! es una mirada por el retrovisor, mirar atrás y darte cuenta que ese lugar, persona o lo que fuese ya te queda chico”, dice la compositora sobre este tema que, a pocas horas de su estreno, se convirtió en un verdadero éxito, superando los dos millones de reproducciones en YouTube.

Feliz y emocionada por este nuevo desafío, la tricampeona de Combate y dos veces ganadora de “Bailando por un sueño” charló a solas con LA NACION y habló de todo: cómo comenzó su sueño, las críticas por las similitudes de su tema con uno de Jimena Barón y su sorpresiva relación con Luciano Castro.

Flor Vigna debuta como cantante con "Uy!", su primer single, que ya cuenta con más de 2 millones de reproducciones en YouTube
Flor Vigna debuta como cantante con “Uy!”, su primer single, que ya cuenta con más de 2 millones de reproducciones en YouTube

-¿Cómo estás viviendo la repercusión que está teniendo este primer single?

-Es increíble lo que pasó en tan pocas horas. El canal de YouTube es nuevo, tenía re pocos suscriptores, pensamos que íbamos a empezar con menos. La verdad que nos encontramos con la gente reproduciendo el tema a morir y eso es una señal de muy buen augurio. Esto es todo muy a pulmón, un trabajo de hace un año y medio. Ya tenemos doce temas hechos, pero estábamos calladitos porque queríamos construir algo copado de verdad y que cuando saliéramos dejáramos a todos con la boca abierta.

-¿Cómo empezó este sueño?

-Empezó con mi mejor amigo, Tavo Lozano, que es productor musical. Siempre nos contamos todo y, de repente, entre mate y mate esas historias se hicieron canción. Hasta que dijimos: “Tenemos que dedicarnos a esto”. Empezamos a decir que “no” a ciertos laburos para tener más tiempo, a invertir ahorros y ahí arrancó el caminito hasta este primer tema.

-Para componer “Uy!”, ¿en qué te inspiraste?

-Yo soy bastante psicóloga de mis amigas entonces a veces uso lo que me cuentan y lo transformo en canción. Ellas me inspiran un montón. Decidimos salir primero con esta (que en realidad fue una de los últimas en componerse) porque envuelve a todo el universo musical que hicimos. Tiene una base urbana y de reggaetón fuerte para menearse todo, pero también tiene influencias de tango, de flamenco y una letra picarona que por momentos te hace reír y por otros desquitarte, hacer catarsis.https://www.youtube.com/embed/rHm584HgiIU?feature=oembed

-El tema dice: “Ya no quiero más dolores”, ¿qué es lo que vos ya no querés más?

-Siempre hay lugares que te van quedando chiquitos: una casa, un trabajo, una relación, un lugar en el mundo. Me parece que tiene que ver un poco con eso, con darte cuenta que ya no pertenecés a algún lugar, que estás padeciendo por querer estar en automático o querer quedarte en lo cómodo. Lo que propone el tema es animarse a decir: “Ya no quiero más esto. Quiero escribir una nueva historia y usar todos los colores”. Tiene que ver con hacerse responsable de lo que a uno le hace mal y no quedarse llorando sino decir: “No quiero más esto, voy a cambiarlo”.

-Además de debutar como cantante, también debutaste como productora del videoclip, ¿cómo fue la experiencia?

-Tuve la suerte de trabajar con grandes equipos, con grandes líderes y poder observarlos bastante. Siempre tuve el sueño de poder producir y darle lugar a mis ideas. Al principio me tocó ser observadora y ahora era el momento de ponerme todo al hombro. El genio del director me dejó codirigir, hacer el guion y plasmar todo lo que estaba en mi cabeza. Obvio que con el presupuesto que teníamos fue un desafío porque al no ser mucho había que ser ocurrentes, lograr un bombardeo de imágenes con creatividad. Fue hermoso conseguir desde un arito hasta la locación. También fue bastante estresante y por eso caí en cama. Terminó el rodaje y estuve cinco días con fiebre, somaticé todo.

-En el video lo vemos a Luciano Castro como protagonista, ¿cómo lo convenciste?

-Cuando le pregunte re contra aceptó hasta tomamos clases de acrobacia para poder hacerlo bien. El es súper comprometido cada vez que agarra un laburo, así que lo valoro un montón. Él me apoyó mucho sobre todo cada vez que venía contenta porque me había salido un logro o re miedosa porque tenía terror de pegármela. Te da mucho miedo invertir tus ahorros en algo nuevo, así que él me ayudó mucho en esos momentos. Es más lindo el back, todo lo que me ayudó en el detrás, que lo del video que obvio es enorme.

Luciano Castro con un colorido look en el videoclip de Flor Vigna
Luciano Castro con un colorido look en el videoclip de Flor Vignacaptura de video

-A horas del estreno, surgieron los rumores de que el tema y el video tenían muchas similitudes con uno de Jimena Barón, ¿cómo lo tomaste?

-El participar de ShowMatch me hizo enfrentarme a opiniones buenas y malas desde chica. Yo recién estaba conociendo un montón de cosas y ya la gente opinaba, entonces todo eso me hizo hacer un gran trabajo para adentro. Charlando con mi mamá, con mis amigas, con mi psicóloga descubrí que hay que hacer un trabajo interno para que te resbale “el qué dirán” y poder ser libre. ¿Qué más lindo que ser libre? Cuando empecé con esto sabía que iban a aparecer muchos más haters que si me hubiese quedado actuando o conduciendo porque sobre eso no iba a haber tanta crítica, pero yo tengo ganas de hacer esto y no me voy a quedar infeliz por el qué dirán. Entonces dije: “Voy a producirme mis cosas, a invertir lo que tenga que invertir para ir en busca de esa realidad que quiero lograr”. Como dice mi profe de canto, hay gente que odia a Ariana Grande, hay gente que odia a Beyoncé, así que qué queda para alguien como yo que recién está empezando. Con el tiempo van a ver que lo mío viene en serio y le estoy poniendo todo, te puede gustar o no, pero no va a haber dudas que lo hago con todo el corazón.

-¿Se vienen las presentaciones en vivo, los shows?

-Estamos ensayando con la banda. Nos juntamos todos los miércoles en mi casa desde hace cinco meses, tuve la suerte de poder hacerme una salita de ensayo. Igual ahora es ir viendo cómo lo recibe la gente, pero claro que vamos a tocar. Sea en un barcito re chiquito o en un mega recital, vamos a hacer sonar nuestras canciones con muchas ganas.

-¿Se terminó la Flor Vigna actriz o vas a ir mechando ambas facetas?

-La idea no es dejar la actuación sino, por ahora, darle prioridad a la música. Se viene una participación en una peli que me gusta mucho y por suerte, lograron acomodarme todos los tiempos para que pueda estar y no me perjudique ninguna de las cosas que estamos planeando. Lo traté mucho con la psicóloga, esto de aprender a decir que “no”. Yo vengo de un lugar súper humilde y todas las oportunidades que tuve en tele me costaron un montón, entonces aprender a decir que “no” te cuesta porque después tenés miedo de que no haya más laburo. Pero también aprendí que si no lo hacía no iba a disponer de tiempo ni energía para la música y no iba a crecer. Si bien este año hice ShowMatch, me prometí que una vez que estrenara [en referencia a la canción] iba a darle prioridad. Es de a poco porque sino también el cuerpo te pasa factura. Por más de que este sea tu sueño y te importe un montón, vamos despacio porque si no te la pegás.

-En este momento de tanto trabajo y tantos cambios te encontraste con el amor, ¿cómo es salir con uno de los galanes más codiciados del país?

-La verdad es que él es tan simple y tan sencillo que fue todo muy natural. Nosotros nos conocimos en el gimnasio, habíamos sido convocados para hacer una serie juntos (de la cual me bajé por todo esto que te contaba antes) y empezamos a hablar por eso. Nos veíamos habitualmente hasta que un día me mandó un mensajito. Tuvimos una merienda y después de eso nunca más nos separamos.

Tras el lanzamiento oficial de Flor Vigna como cantante, Luciano Castro la fue a buscar. Él venía de hacer la función de la obra Desnudos, por eso no pudo estar durante el evento
Tras el lanzamiento oficial de Flor Vigna como cantante, Luciano Castro la fue a buscar. Él venía de hacer la función de la obra Desnudos, por eso no pudo estar durante el eventoGerardo Viercovich

-¿Lo admirabas desde antes?

-Nunca nos habíamos cruzado. Mi familia es medio hippie entonces no veíamos tanta tele. Si bien es súper conocido y siempre supe quién era, no era algo que yo consumía. Es como que la vida nos cruzó en el momento exacto porque los dos estábamos separados, con nuestros nuevos comienzos; fue lindo encontrarnos así.

-Se supo que ya hubo presentación familiar, ¿cómo te llevás con Sabrina (Rojas) y los chicos?

-Los dos son tan buenos padres y les interesa tanto la familia, que yo trato de no hablar mucho para que sigan conservando ese lugar íntimo. Pero lo único que puedo decir es que Sabri es lo más, es una hermosa mujer que me recibió con los brazos abiertos y eso lo valoro un montón. Los veo súper unidos para darlo todo por la familia y el Tucu y yo queremos sumar a eso, es lo primero que tuvimos claro, lo principal es la familia.

-Desde chica te preparaste para este presente. Si mirás hacia atrás y ves todo el camino recorrido, ¿qué consejo le darías a esa chica que tenía tanto miedo?

-Lo mismo que me trato de repetir ahora todo el tiempo: “Disfrutá del viaje”. El resultado viene, sea bueno o malo, llega. Lo importante es como lo transitás. Hoy estoy re contenta de haber llegado a los dos millones de reproducciones porque pensé que iba a llegar a 200 mil, pero si hubiera llegado a 200 mil seguramente mi tanque de felicidad también estaría lleno porque ya estoy extasiada de que haya nacido la primera canción después de tanto tiempo. Entonces lo que voy disfrutando es la progresión de todo esto. Si yo no soy capaz de disfrutar del viaje, me voy a perder todo. Por suerte, disfruté mucho cada instancia: Combate, el “Bailando…”, las tiras, el teatro. Tengo que agradecer mucho a esa nena que soñó un montón y se animó a construir todo esto.

Cynthia Caccia/La Nacion