Este avión de papel acaba de ingresar en el Guinness tras volar más de 77 metros

El evento tuvo lugar el pasado 16 de abril en un recinto deportivo cubierto en Daegu, Corea del Sur. Allí, Kim Kyu Tae logró romper el récord mundial del vuelo más largo en avión de papel con cada uno de sus ocho lanzamientos. Su marca: 77,134 metros.

Tal y como han explicado desde Guinness, la construcción del avión fueobra de tres personas. Diseñado por Chee Yie Jian de Malasia, doblado por Shin Moo-joon de Corea del Sur y lanzado al aire por Kim Kyu-tae, también de Corea del Sur. Según explicó Jian a la compañía de los récords por excelencia:

Mi diseño junto con las modificaciones y ajustes de las alas de Shin y el ‘brazo cohete’ de Kim es una combinación ganadora, así que no estaba preocupado.

Al parecer, el récord anterior estaba en 69,14 metros, establecido por Joe Ayoob y John M. Collins durante una década. Sin embargo, la pericia del lanzador coreano destrozó la marca. De hecho, Kim Kyu Tae es uno de los mejores lanzadores de aviones de papel del mundo, aunque sin la ayuda de sus dos socios no hubiera sido posible.

Cuentan en Guinness que el equipo fue creado por Jian y Shin después de que Jian no pudiera establecer el récord por su cuenta en 2019. Cuando los compromisos escolares y laborales se interpusieron en el camino, Shin le presentó a Kim a Jian a través de la red con la intención de romper el récord juntos. Curioso, porque a pesar del papel crucial de Jian en el éxito del avión, nunca conoció a Shin o Kim en persona. Según explica Jian:

La comunidad de aviones de papel es pequeña pero global en el sentido de que todos se conocen online. Conozco a Shin desde hace casi una década, y hemos estado discutiendo constantemente nuevas formas de volar más alto, más lejos y durante más tiempo a través del correo electrónico y las redes sociales.

Además, Jian también señaló el antiguo arte japonés del origami como inspiración para su diseño del avión:

Todo es posible y siempre hay espacio para diseñar algo nuevo a partir de la misma hoja de papel. Cada lanzamiento es un experimento del que aprender, y eso es increíblemente importante para cualquier niño que aún esté tratando de descubrir cómo funciona el mundo.

Ahora que han batido el récord mundial no les queda otra que intentar batir su propia marca. De hecho, cuentan que su próximo reto es alcanzar los 80 metros de distancia.