El truco para limpiar la esponja de la cocina y que no sea una “incubadora de bacterias”

Todos utilizamos la esponja de cocina, pero seguramente pocos sabemos como limpiarla para que no se convierta en un “incubadora de bacterias”.

Es bastante insólito que algo que utilizamos para limpiar, puede llegar a contener tantas bacterias, pero ciertamente es así. La esponja de cocina, si no la higienizamos como se debe, puede ser un caldo de cultivo de microbios.

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Duke, en Estados Unidos, describen a la esponja de cocina como una “incubadoras bacterianas”. Aseguran que es peor que una placa de Petri de laboratorio.

Y el problema con la esponja de cocina, no es solo que puede llevar a quedar restos de comida o algo, sino que, según los expertos, la estructura que tiene es lo que aporta mucho a la creación de las bacterias.

Como limpiar la esponja de cocina y que no sea una “incubadora de bacterias”Una experta brinda consejos para evitar las bacterias en la esponja de cocina.

Según explican, si bien algunas bacterias prosperan en una comunidad diversa, otras prefieren una “existencia solitaria”. Y un entorno físico que permite a ambos tipos “vivir sus mejores vidas” conduce a los niveles más altos de biodiversidad.

Para que se entienda mejor, ponen como ejemplo el suelo, que proporciona este tipo de entorno óptimo de vivienda mixta, al igual que la esponja de cocina. Señalan que son un hábitat muy útil para los microbios.

La estructura de la esponja de cocina imita los diferentes grados de separación que se encuentran en un suelo saludable, proporcionando diferentes capas de separación combinadas con distintos tamaños de espacios comunes.

Esponja de cocina: como limpiarla para que no se convierta en una “incubadora de bacterias”Por qué el estropajo de cocina es una “incubadora de bacterias”, cómo limpiarlo y cuándo cambiarlo

Los expertos indican, para evitar y prevenir enfermedades transmitidas por microorganismos presentes en los alimentos, seguir estos pasos para la correcta limpieza de la esponja de cocina.

Cada vez que terminas de utilizarla, se deben eliminar todos los restos visibles de comida que pudieran haber quedado, con agua, bicarbonato de sodio y/o detergente. Luego debe enjuagarse hasta que no salga espuma.

Después de limpiarla, lo ideal es sacar todo el exceso de agua. Una vez que la esponja esté limpia y seca, podes sumergirla en una solución de agua y lavandina o podes sanitizarla en la pileta, tirándole encima agua caliente.

Pero más allá de que limpies correctamente la esponja, este tipo de elementos empiezan a deteriorarse, por lo que conviene renovarlos cada cierto tiempo y así, evitar que se llenen de bacterias perjudiciales para la salud.