Con ayuda de realidad virtual, separaron a siameses brasileños que estaban unidos por la cabeza

Con la ayuda de realidad virtual, un equipo de médicos logró separar a gemelos siameses que estaban unidos por la cabeza. Arthur y Bernardo, de 3 años, fueron los protagonistas de una cirugía histórica, que duró 23 horas y requirió de una técnica muy compleja.

Los pequeños, que nacieron en 2018 en el estado de Roraima, en el norte de Brasil, eran gemelos craneópagos, una condición extremadamente rara por la que los hermanos están fusionados en el cráneo.

“Los gemelos tenían la versión más grave y difícil de la afección, con el mayor riesgo de muerte para ambos”, dijo el neurocirujano Gabriel Mufarrej, del Instituto Estatal del Cerebro Paulo Niemeyer (IECPN) en Rio, donde se realizó el procedimiento. Y agregó que no sólo se trató de la operación más difícil de su carrera, sino que también que “nadie creía en que la cirugía podía salir bien”.

Arthur y Bernardo nacieron en 2018 y desde entonces pasaron el mayor tiempo de su vida en el hospital. (Foto: AFP)
Arthur y Bernardo nacieron en 2018 y desde entonces pasaron el mayor tiempo de su vida en el hospital. (Foto: AFP)Por: ARTHUR PEREIRA | AFP

En esta oportunidad, los miembros del equipo médico, que incluyó a casi 100 profesionales, se prepararon para las delicadas etapas finales de la cirugía el 7 y 9 de junio con la ayuda de realidad virtual, comentaron desde Gemini Untwined, una organización benéfica que ayudó a llevar a cabo el procedimiento.

Los médicos que atendieron a Arthur y Bernardo contaron que usaron escáneres cerebrales para crear un mapa digital del cráneo compartido de los nenes. De este modo, los especialistas se entrenaron conjuntamente en Rio y Londres con una cirugía de prueba realizada con realidad virtual.

Por su parte, el neurocirujano británico Noor ul Owase Jeelani, cirujano principal de Gemini Untwined, definió la sesión de preparación en realidad virtual como “cosas de la era espacial”.

Asimismo, la organización benéfica médica Gemini Untwined, con sede en Londres, que ayudó a llevar a cabo el procedimiento, la describió como “la separación más desafiante y compleja hasta la fecha”, dado que los niños compartían varias venas vitales.