Cinco palabras del castellano que antiguamente se escribían muy diferente

Estas son cinco palabras del idioma castellano que años atrás se escribían de manera muy diferente. Enterate el origen de esas palabras.

Cinco palabras del castellano que antiguamente se escribían muy diferenteCinco palabras del castellano que antiguamente se escribían muy diferente

Existen algunas palabras que usamos de manera cotidiana y que tienen un origen diferente al que imaginamos. Incluso muchas de ellas se escribían de una manera totalmente diferente a la que conocemos hoy en día. En algunos casos, se quitaron o cambiaron algunas consonantes para que resulten más fáciles para leer y pronunciar.

Entre estos términos, se encuentra la palabra toalla. Anteriormente se escribía “toballa” o “tobaja”. Hasta el día de hoy, sigue figurando como “tobaja” en el Diccionario oficial de la Real Academia Española. Además, en el Diccionario de Autoridades de 1739, figura como “toaja”.

Por otra parte, la palabra murciélago en realidad se escribía como “murciégalo”. De esta forma, se intercambiaron las consonantes L y G utilizando lo que se conoce como metátesis, que es el cambio de posición de algunas letras dentro de una palabra. Desde el lado etimológico, la palabra proviene del latín y está conformada por los términos “mus”, que significa ratón, y “caeculus”, que significa “ciego”. Esto se debe a que en la Roma antigua se creía que este animal era un ratón ciego.

Cinco palabras del castellano que antiguamente se escribían muy diferenteCinco palabras del castellano que antiguamente se escribían muy diferente

La palabra siestear no es muy utilizada. Se desprende de la palabra siesta, por el acto de dormir generalmente en el horario de la tarde, luego del almuerzo. Esta acción antes era conocida como “sestear”. Hacía referencia a la “sesta” del día.

La palabra peligro tuvo una modificación similar a “murciélago”. Anteriormente, se escribía “periglo”. Con los años, se intercambiaron las letras erre y ele para que finalmente tome la forma que conocemos hoy en día.

Por último, la palabra “enjuagar” es la que más cambios sufrió con los años. Anteriormente, era conocida como ‘exaquāre’, que hacía referencia a la limpieza de la boca.

Esto es prueba que el idioma se va modificando constantemente y que década tras década, las palabras pueden verse alteradas según su uso y utilidad.