9 síntomas físicos que alertan sobre un malestar psicológico

Hay síntomas que tenemos diariamente y no nos damos cuenta que están relacionados con problemas psíquicos, como la ansiedad o la depresión. Conocé cuáles son.

Está demostrado científicamente que el malestar psíquico está relacionado con lo físico. Por eso que cuando sufrimos de malestares como la ansiedad, la angustia, la tristeza y similares, sufrimos también sus consecuencias en el cuerpo.

Hay casos en los que las personas simplemente tienen una tendencia psicosomática a relacionar ambos síntomas y sentirse mal. En otros por ejemplo, puede ser una alerta de un problema psicológico o un trastorno mayor. Por eso, si empezás a reconocer sensaciones similares es recomendable que te trates con un profesional de la salud.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en cuanto a los síntomas somáticos en la presentación de la depresión, de 1146 pacientes en 14 países incluidos en la encuesta, el 69% informó solo síntomas somáticos como motivo de su visita en Atención Primaria.

Tenemos que estar atentos a lo que nos comunica el cuerpo, porque ninguna sensación es casual. El cuerpo habla y nos avisa cuando le está pasando algo malo.

Síntomas que avisan que el cuerpo y la mente sufren

Algunas sensaciones, malestares como los dolores de cabeza, la fatiga, el aburrimiento tienden a esconder detrás malestar psíquicos como la depresión, la ansiedad y más. Estos son:

1. Fatiga

Es uno de los síntomas más comunes que alertan sobre algo que está mal en nosotros. En casos puede indicar que tu organismo se está defendiendo de una enfermedad y por eso te sentís más cansado de lo normal. En otras personas también esto se da como manifestación de problemas a la hora de dormir por lo que resultan en fatiga excesiva durante el día.

2. Trastornos de la alimentación

Muchos síntomas provocan disminución del apetito y que no te cuides muy bien, esto a largo plazo comienza a traer problemas en todo el organismo. A veces pueden manifestarse como diarrea, náuseas o que se cierre el estómago debido a nervios o a la angustia.

3. Tensión y dolor muscular

Estos malestares tienden a aparecer por las posturas que se adoptan en situaciones de mucho estrés e incluso ansiedad, por ejemplo cuando estás trabajando o estudiando y te inclinás encorvado sobre el escritorio, eso después hacer doler la espalda. También casos como la torticolis o el dolor de cervical están relacionados con la tensión que se ejerce en los músculos al estar estresado.

4. Erupciones cutáneas

Cualquier tipo de erupciones cutáneas o afecciones de la piel pueden empeorar con estados de estrés y ansiedad. De hecho, es común que como respuesta hormonal a una situación difícil que se esté atravesando, salgan erupciones en la piel e incluso alergias.

5. Insomnio

La falta de sueño es uno de los grandes detonadores de problemas de la salud mental. El no descansar la cantidad de horas necesarias, afecta de una gran manera al organismo.

Si sufrís de insomnio crónico lo mejor será que consultes con un profesional especializado en trastornos del sueño para de a poco solucionar el problema y no sufrir las consecuencias físicas y mentales de la falta de descanso.

6. Menos tolerancia al dolor

Existe una importante correlación entre las personas con depresión y la tolerancia al dolor. Esto se da tanto en dolores físicos como en la tolerancia a malestares anímicos o la tristeza. El individuo se vuelve más sensible y por ende, percibe más fuerte el malestar.

7. Cefalea

El dolor de cabeza es súper común y característico de las personas nerviosas y de quienes padecen de estrés crónico. Estos dolores de cabeza se caracterizan por una sensación punzante en las sienes y en la zona frontal de la cabeza.

8. Hipertensión

Según los expertos, la hipertensión es una de las condiciones psicosomáticas más comunes ya que la ansiedad, el enojo, los nervios aumentan la presión arterial.

Esto mismo podría afectar a pacientes con enfermedades cardiovasculares o con diabetes de tipo 2.  

9. Niebla mental

Esta sensación sucede cuando se siente al cerebro confuso o desenfocado, específicamente ocurre cuando hay problemas para concentrarse o memorizar. De esta manera se vuelve más difícil ejecutar las actividades diarias que no deberían requerir tanto esfuerzo.

ansiedad cuarentena

Todos estos síntomas en su mayoría no están aislados, generalmente se dan más de uno a la vez y están relacionados con estados psicológicos de malestar como los que ya mencionamos. Ante cualquiera de estas sensaciones, no dudes en consultar con un profesional para ver si el problema se puede solucionar.