Se postuló a un trabajo y el empleador la destrozó por sus errores de ortografía: “Fue por accidente”

La mujer escribió un mensaje para consultar por un puesto de trabajo que se había abierto y el asistente del lugar la mandó a hacer un curso de gramática.

Se postuló a un trabajo y el empleador la destrozó por sus errores de ortografía: “Fue por accidente”Los chats que compartió la mujer que solicitó el trabajo.

Una mujer de 43 años fue discriminada por el asistente de un hogar de ancianos de Brasil tras haberse postulado para un empleo como cuidadora. Cristiane Barros fue humillada por los errores de ortografía en los mensajes de WhatsApp que envió a la institución para averiguar sobre el puesto.

De acuerdo a lo que informó el medio Globo1, el caso tuvo lugar el pasado jueves 14 de octubre cuando un presunto trabajador de la institución,ubicada en Sorocaba, a 100 kilómetros de San Pablo, corrigió los errores gramaticales de la postulante.

La cuidadora reveló que decidió enviar el currículum cuando se enteró, a través de una amiga, que la institución estaba buscando nuevos empleados para un puesto de trabajo. Sin embargo, al enviar sus documentos, el asistente le respondió de forma hostil. Cristiane expresó que se disculpó y trató de enviar nuevos mensajes, pero la clínica bloqueó su número.

“Un pequeño detalle. La próxima vez pregunte primero si la empresa necesita este tipo de servicio antes de enviar todo si ni siquiera lo pedimos. No da buena impresión. Es solo un consejo”, escribió el empleado del asilo en el chat.

En el mensaje se puede leer que la mujer escribió en un momento de la charla: “Porque ‘agente’ nunca sabe día de amanhã” (“Porque ‘agente’ nunca sabe el día de mañana”, en español). Al ver que Cristiane puso el artículo pegado al sustantivo, el trabajador le respondió con una corrección:“Nao existe agente, é a gente” (”No existe “agente”, es “la gente”).

Finalmente, el empleado del hogar le sugirió a Barros que hiciera un curso de portugués y le dijo que por esa razón no la llamaban de ningún empleo, más allá de que su labor no tuviera nada que ver con la escritura. “Sería bueno que hicieras un curso de portugués. Debe ser por eso que no podés conseguir un trabajo”, escribió el asistente del asilo.

Me sentí muy mal. Es muy triste pensar que hay gente así, sobre todo trabajando con ancianos. Estaba molesta, porque no soy una mala persona”, manifestó la mujer. Asimismo, explicó que hizo el curso, “estoy buscando trabajo y peleando por ello. Fue por accidente”, cerró.