Coronavirus: cómo puede dañar a los cinco sentidos

Varios estudios científicos se centraron en estudiar de qué manera el coronavirus puede dañar a los cinco sentidos.

Coronavirus: cómo puede dañar a los cinco sentidosCoronavirus: cómo puede dañar a los cinco sentidos

La pandemia de coronavirus estalló en marzo de 2020 alrededor del mundo y todavía los expertos siguen estudiando los afectos del virus sobre la salud de las personas.

Nuevos estudios científicos han puesto el foco en cómo el coronavirus ha dañado a los cinco sentidos. Según indicó National Geographic, uno de los síntomas que caracterizan al cuadro viral provocado por el COVID-19 es la pérdida del olfato y el gusto.

Esto es algo que muchos pacientes logran recuperar una vez que superan la enfermedad pero otros deben recurrir a especialistas para su rehabilitación.

Audición

“Muchas personas que se recuperaron del COVID-19 manifestaron haber experimentando alguna pérdida auditiva. “Con cualquier infección viral, puede tener una disfunción de la trompa de Eustaquio”, indicó Elias Michaelides, profesor del departamento de otorrinolaringología en la Universidad de Rush Medical Center en Chicago.

Y detalló que puede provocar la acumulación de líquido en el oído medio. Esto a su vez actúa como amortiguador mecánico en el tímpano.

Vista

El año pasado un estudio realizado por BMJ Open Ophthalmology indicó que la sensibilidad a la luz, los ojos doloridos y también la visión borrosa son trastornos oculares comunes que se registraron en pacientes con coronavirus y recuperados.

Tacto

El tacto también fue afectado por el COVID-19. Un estudio científico publicado durante este año aseguró que el 60% de los entrevistados experimentaba un hormigueo de 6 a 9 meses después de haberse contagiado. Y también indicaron que ese entumecimiento se había extendido a todo el cuerpo y en otros casos solo en manos y pies.

Olfato y gusto

Estos son los síntomas más relacionados con el coronavirus ya que una vez que se pierde alguno de los dos es muy probable que el diagnóstico sea que uno se ha contagiado, aunque siempre hay que realizarse los chequeos correspondientes.

Muchos pacientes recuperados de la enfermedad manifestaron que, luego de superar al coronavirus, la pérdida del olfato y gusto tardó en regresar y por supuesto necesitaron de ayuda de un profesional para seguir de cerca esto.