Detectaron el primer caso de síndrome anal inquieto como consecuencia del coronavirus

Un nuevo estudio científico registró el primer caso de síndrome anal inquieto como consecuencia del coronavirus.

Detectaron el primer caso de síndrome anal inquieto como consecuencia del coronavirus Detectaron el primer caso de síndrome anal inquieto como consecuencia del coronavirus

A consecuencia del coronavirus hay muchos pacientes que presentan enfermedades que son causadas tras contagiarse. Actuamente los científicos alrededor del mundo están estudiando a fondo estas patologías.

Un nuevo informe publicado en la revista BMC Infectious Diseases, el pasado 23 de septiembre, científicos de Japón revelaron el primer caso de síndrome anal inquieto. Se trata de un paciente de 77 años que, luego de contraer COVID-19, presentó esta patología que es una afección neurológica.

“Hasta la fecha, no se ha publicado previamente ningún caso de síndrome anal inquieto asociado a COVID-19″, indicaron los autores del informe sobre este particular caso.

Los expertos del Hospital de Universidad Médica de Tokio informaron que el caso de este hombre comenzó a experimentar insomnio y ansiedad mientras estaba infectado con coronavirus. Semanas después del alta comenzó a sentir un malestar anal fuerte.

Según indicó el informe, el paciente tenía la necesidad de estar en constante movimiento cuando se encontraba en reposo. Al ponerse de pie el síntoma mejorar pero este volvía a aparecer cuando descansaba. Luego de realizarse una colonoscopia le indicaron que tenía hemorroides internas.

Según indicaron en BMC Infectious Diseases dicho paciente presentó “un malestar anal profundo e inquieto, aproximadamente a 10 cm de la región perineal”.

Y agregaron: “Se observaron las siguientes características en la región anal; la necesidad de moverse es esencial, empeorando con el descanso, mejorando con el ejercicio y empeorando por la noche”.

Luego de que este paciente fuera tratado por un caso de coronavirus leve, con dolor de garganta, tos, febrícula, una neumonía leve, insomnio y ansiedad, los especialistas vieron que estos últimos dos síntomas persistieron luego del alta.

Luego los científicos diagnosticaron a este paciente con el síndrome anal inquieto tras determinar que los síntomas coincidían con los criterios de dicha enfermedad neurológica. Para aliviar los síntomas lo trataron con 1,5 mg de clonazepam, un medicamento que suele utilizarse para tratar los trastornos convulsivos y los ataques de pánico.