Rolls-Royce solo fabricará coches de propulsión eléctrica a partir de 2030

El Spectre, su primer modelo completamente eléctrico, será lanzado al mercado a finales del año 2023.

El fabricante británico de coches de lujo Rolls-Royce, propietario del grupo alemán BMW, se comprometió a dejar de producir autos con motores de combustión interna a partir de 2030 y pasar a ensamblar solo vehículos eléctricos.

En paralelo, la automotriz anunció que su primer coche completamente eléctrico, que llamará Spectre, será lanzado al mercado a finales del año 2023, por lo que los ensayos respectivos arrancarán próximamente.

Imagen

“Con este nuevo producto establecemos nuestras credenciales para la plena electrificación de toda nuestra cartera de productos para 2030. Para entonces, Rolls-Royce ya no estará en el negocio de producir o vender ningún producto con motor de combustión interna“, acentuó el director ejecutivo de Rolls-Royce, Torsten Muller-Otvos.

De esa forma, la empresa británica se suma a otros fabricantes que prometen contribuir a la meta de disminuir significativamente las emisiones de CO2. Así, la alemana Daimler reveló en julio sus planes de inyectar decenas de millones de dólares al desarrollo de coches eléctricos. La marca sueca Volvo Cars y la estadounidense General Motors planean producir solo automóviles de tal tipo para 2030 y 2035, respectivamente. Mientras, Volkswagen programó hacerlo a partir de 2035, pero solo en Europa.