Los Pumas rompieron la burbuja para irse de excursión y desataron una fuerte polémica en Australia

Algunos integrantes de Los Pumas no conocían las últimas restricciones sanitarias de la región, quedaron varados y se cree que no podrán jugar el próximo partido.

Los Pumas rompieron la burbuja para irse de excursión y desataron una fuerte polémica en AustraliaLos Pumas rompieron la burbuja para irse de excursión y desataron una fuerte polémica en Australia

Seis jugadores de Los Pumas y dos miembros de la delegación nacional salieron de Queensland para hacer una excursión de un día a Byron Bay, en Australia, mientras se desarrolla el Rugby Championship 2021, y a su regreso en la noche del miércoles, no pudieron pasar.

Resulta que por las restricciones vinculadas a la pandemia de coronavirus, los integrantes de Los Pumas no pudieron ingresar a la base ubicada en Gold Coast y tuvieron que pasar la noche en un hotel, según informó el diario australiano “The Courier Mail”.

Se trata de Sebastián Cancelliere, Joaquín Díaz Bonilla, Felipe Ezcurra, Pablo Matera, Santiago Medrano y Santiago Socino, además de Rodrigo Martínez (analista de video), Lucas Chioccarelli (manager).

Los Pumas rompieron la burbuja para irse de excursión y desataron una fuerte polémica en AustraliaSe prevé que parte de Los Pumas quede afuera del próximo partido

Lo cierto es que los jugadores de Los Pumas desconocían la regla local y se prevé que no podrán participar del partido contra Australia del próximo sábado.

Queensland Health reestableció la burbuja fronteriza para Tweed Heads y Byron Bay a partir de la 1 de la madrugada del miércoles, y quedaron varados por no cumplir las medidas sanitarias del lugar.

Luego de esa hora, los motivos para movilizarse de Queensland son ir al trabajo, a un establecimiento educativo, a un centro de salud y/o realizar compras esenciales. Y ellos como turistas estaban incumpliendo las normas.

Por eso fue que cuando intentaban ingresar a su base de entrenamiento en Gold Coast, efectivos policiales locales los frenaron y les negaron la entrada a Queensland. “Los jugadores y el personal pasaron la noche en un hotel de Kingscliff mientras la disputa se convertía en un incidente internacional”, detalló el medio australiano.