Convirtieron un enorme cementerio de taxis en una huerta

En Tailandia decidieron demostrar el contexto que dejó la pandemia con una particular iniciativa que involucra a taxis abandonados.

La pandemia de coronavirus dejó consecuencias económicas a nivel mundial y en los países con menos recursos impactó todavía más. Es el caso de Tailandia que tuvo numerosas protestas y ahora en Bangkok, algunos conductores de taxis se pusieron de acuerdo para crear un espacio agrícola un tanto particular.

Dos cooperativas de conductores estuvieron involucrados en esta iniciativa para hacerle frente a la falta de trabajo y de ayuda financiera por parte del Gobierno. Sobre todo teniendo en cuenta que actualmente y a partir de las estrictas medidas sanitarias, uno de cada seis autos del grupo se encuentra activo.

Se trata de un “cementerio” de autos abandonados que los trabajadores reconvirtieron en pequeñas parcelas de huerta construidas en los techos de los vehículos. Allí plantaron varios cultivos que producen tomates, pepinos y legumbres verdes, entre otros.

Para llevarlo adelante, utilizaron bolsas de plástico para basura estiradas sobre un marco de bambú cubiertas con tierra. En su conjunto formaron una imagen muy atractiva de taxis rosados que los usuarios de las redes sociales comenzaron a compartir.

“Con las calles de la capital mortalmente silenciosas hasta hace poco, ha habido demasiada competencia por muy pocas tarifas, lo que ha provocado una caída en los ingresos de los conductores”, manifestó Thapakorn Assawalertku, uno de los ejecutivos del grupo responsable.

En ese sentido, continuó explicando que muchas personas ahora no pueden hacerle frente a los pagos diarios de cada vehículo, incluso después de que hayan reducido el cargo a la mitad.

Ratchapruk y Bovorn, son las dos cooperativas de taxis más importantes de Tailandia que se pusieron el proyecto al hombro consiguiendo apoyo mundial. Pese al reclamo y ante la gran cantidad de pedidos de ayuda, las autoridades de ese país todavía no dieron respuesta.

La iniciativa que llamó la atención del mundo, surge como una opción para sobrevivir a la crisis del coronavirus y a los únicos 500 autos que se encuentran circulando por la ciudad.