La fotógrafa se enojó con los novios y les borró todas las fotos del casamiento

Luego de una jornada intensa de trabajo, una fotógrafa se enojó con los novios y decidió borrar todas las fotos de su casamiento.

En su cara: una fotógrafa se enojó con los novios y les borró todas las fotos del casamientoEn su cara: una fotógrafa se enojó con los novios y les borró todas las fotos del casamiento

A través de Reddit se conoció una particular historia que ocurrió en un casamiento. Los novios habían decidido abaratar costos al contratar a una amiga que es fotógrafa para que realizara la cobertura del evento tan especial para la pareja.

La amiga de la novia vivió una jornada laboral bastante extensa y extenuante que se vio agravada por los malos tratos por parte de los novios. A raíz de esto la mujer decidió tomar una drástica decisión: les borró todas las fotos del casamiento.

“Un amigo se casó hace unos días y, queriendo ahorrar dinero, me preguntó si le podía hacer las fotos. Le dije que no era realmente mi fuerte, pero me convenció diciendo que no le importaba que fueran perfectas”, comenzó diciendo la usuaria Icy-Reserve6995.

Y agregó: “Tenían un presupuesto reducido y acepté hacerlo por 250 dólares, que no es dinero para un evento de 10 horas”.

En su cara: una fotógrafa se enojó con los novios y les borró todas las fotos del casamientoEn su cara: una fotógrafa se enojó con los novios y les borró todas las fotos del casamiento

Según contó la usuaria de Reddit, la jornada laboral comenzó alrededor de las 11 de la mañana. La fotógrafa del casamiento tuvo que seguir a la novia por varios lugares y realizando varios recorridos antes de la ceremonia principal.

Luego la mujer fotografió momento en la recepción de la boda y también en el festejo donde se hartó de los maltratos sobre todo por parte del novio.

“Sobre las cinco de la tarde se sirvió la comida pero me dijeron que no podía parar a comer porque tenía que seguir ejerciendo de fotógrafa; de hecho, no me guardaron sitio en ninguna mesa”, relató la mujer.

Y agregó: “Me empiezo a cansar y empiezo a arrepentirme de haber hecho aceptado este trabajo por casi nada. Encima hacía mucho calor, por encima de 40 grados, y no había aire acondicionado”.

La fotógrafa del casamiento le pidió al novio tomarse un descanso de 20 minutos pero se lo denegó luego de amenazarla con no pagarle por su trabajo.

“Con el calor, el hambre, el malestar general por las circunstancias, le pregunto si está seguro de lo que dice y me dice que sí, así que borro todas las fotos que hice frente a él y me voy diciéndole que ya no soy su fotógrafa”, cerró la fotógrafa tras su agobiante jornada de trabajo.