Un estudio advierte distorsiones y alucinaciones en el olfato en pacientes con coronavirus prolongado

Las personas que tuvieron coronavirus pueden sufrir distorsiones y alucinaciones en el olfato como secuela.

Coronavirus: un estudio reveló que quienes aun no recuperan el olfato pueden tener distorsiones y alucinacionesAlgunos pacientes no recuperan el olfato tras el coronavirus

Un reciente estudio realizado por científicos de 16 países reveló que existe un vínculo entre las personas que aún no recuperan de todo el olfato tras tener coronavirus y la parosmia y la fantosmia.

Para realizar el estudio, los expertos analizaron a alrededor de 1500 personas que transitaron el coronavirus y advirtieron que cuánto más tarda el paciente en recuperar el olfato por completo, más recurrentes son las alucinaciones y distorsiones olfatorias.

“La disfunción olfativa parece ser un componente del long Covid con la parosmia como síntoma prominente en casi la mitad de las personas que sufrieron la pérdida del olfato”, explicó el preprint publicado en Medrxiv y agrega que “la disfunción olfativa se asocia con la depresión y la pérdida de apetito”.

Coronavirus: un estudio reveló que quienes aun no recuperan el olfato pueden tener distorsiones y alucinacionesPacientes que sufrieron coronavirus

Los estudiosos buscaron determinar en el estudio las consecuencias que trae la pérdida del olfato en quienes transitaron el coronavirus pero aun no se recuperan del todo.

Según los expertos, este síntoma “puede persistir durante al menos 11 meses después inicio de la enfermedad” y que “la prevalencia de la parosmia y la fantosmia aumentó sustancialmente durante el seguimiento” que duró alrededor de un año.

La parosmia es una alteración del olfato en el que el paciente puede sentir un aroma de manera distorsionada. Mientras que la fantosmia es una alucinación olfatoria que puede engañar al paciente.

Coronavirus: un estudio reveló que quienes aun no recuperan el olfato pueden tener distorsiones y alucinaciones

Los problemas en el olfato tras el coronavirus

En la fantosmia, la cual padecen como secuela del coronavirus muchas personas recuperadas, la persona puede sentir un aroma que no está presente en el lugar, lo cual termina desorientándolo.

“La pérdida repentina del olfato es un síntoma temprano y específico del Covid-19, que se presenta con una prevalencia estimada de entre el 40% y el 75% de los casos”, dijeron los expertos.