Ling, la influencer virtual que publicita los autos Tesla y es furor en las redes sociales

Pertenece a una nueva generación de “virtual idols”. Crece la tendencia de los metahumanos en la publicidad, que no envejecen ni mueren

Ídolos virtuales (o “virtual idols”) que funcionan como influencers en las redes sociales. Es hoy una de las principales tendencias en China. Forma parte de las estrategias de las agencias de publicidad en ese país: piezas digitales se convierten en prototipos que reúnen todas las condiciones para hipnotizar a las audiencias. Tal es el caso de Ling.

Se trata de una influencer virtual, asiática, joven y con “piel de porcelana”. En la red social Weibo (similar a Twitter) acumula más de 130.000 seguidores. Tiene acuerdos publicitarios con compañías como Tesla y Nayuki (una cadena de té).

Ling fue creada en mayo de 2021 por la empresa de inteligencia artificial (IA) Shanghai Xmov Information Technology Beijing Cishi Culture Media Company. Está diseñada para aparecer en anuncios en cualquier plataforma social, desde Instagram hasta TikTok.

Pertenece a una nueva generación denominada “virtual idols” (ídolos virtuales), que han adoptado las principales marcas en el país asiático. Estas estrellas de la virtualidad no tiene pasado, por lo tanto, no tiene conflictos con su reputación. Hace poco, empresas como Porsche o Bulgari dejaron de trabajar con el ídolo del K-Pop Kris Wu, tras acusaciones de violación.

Un virtual idol es un personaje digital, un avatar, diseñado y creado para tener presencia y actividad en redes sociales. Algunos tienen un estilo hiper-realista, como los personajes de los videojuegos más modernos; otros tienen un estilo más de caricatura”, explica a Infobae Ernesto Mislej, científico de datos y cofundador de 7Puentes, empresa especializada en IA y big data.

Pero, si es una estrella virtual, ¿quién recibe las ganancias de su trabajo en publicidad? “Detrás de los virtual idols hay agencias de modelos o de artistas, que ya conocen el negocio de la publicidad y de la imagen. Bueno, esto mismo ahora 2.0 (ó 4.0) con personajes 3D que vestirán los renders de última colección de moda, o los modelos de las zapatillas, comunicarán campañas de concientización ambiental, valores de la marca y demás”, responde Mislej.

“Por ahora el pago se lo lleva la agencia, pero es de esperar que dentro de algunos años, puedan convivir bots de IA que decidan qué postear y las ganancias por views (vistas) vayan a parar a una cuenta crypto. La tecnología para bancar ese proyecto ya la conocemos, con los NFTs y smart contracts”, continúa.

El científico de datos señala que uno de los puntos más interesantes es que las piezas digitales donde los virtual idols aparecen pueden estar diseñadas y optimizadas con los mismos niveles de sofisticación que los modelos de ciencia de datos que se aplican en la industria para optimizar portfolios de inversión o estimación de demanda de catálogos.

Ayayi es una virtual idol, no es una persona, sino una influencer virtualAyayi es una virtual idol, no es una persona, sino una influencer virtual

Los ídolos virtuales se están convirtiendo rápidamente en una industria que mueve miles de millones de dólares en China. Es difícil estimar todavía qué porción del mercado de influencers ocupan los virtual idols. Sin embargo, según Bloomberg (datos de octubre de 2020), Lil Miquela, un influencer virtual creada por la agencia de marketing Brud, con 3 millones de seguidores en Instagram, ganaba alrededor de USD 8.500 por una publicación patrocinada.

Otra de las influencers virtuales que están tomando mayor notoriedad en internet es Ayayi, creada por la compañía Ranmai Technology. Es una metahumana popular, usada en campañas publicitarias. Una de las cosas que más llaman la atención es la textura de su piel, que van cambiando según la iluminación y el entorno.

“Los influencers virtuales son más baratos para trabajar que los humanos a largo plazo, son 100% controlables, pueden aparecer en muchos lugares a la vez y, lo más importante, nunca envejecen ni mueren”, dijo Christopher Travers, fundador de virtualhumans.org, en una entrevista con Bloomberg. El sitio de Travers se encarga de catalogar el mercado de virtual idols.

La primera virtual idol fue Luo Tianyi, una chica animada bidimensional lanzada en 2012, creada por la firma Shanghai Henian Technology Co.. Cuenta hoy con más de 5 millones de fanáticos en Weibo.