Cuál es el origen de las tortas fritas y por qué se comen cuando llueve

La tradición de comer tortas fritas cuando llueve tiene décadas, pero pocos conocen su verdadero origen.

Las fuertes lluvias empezaron ayer y parecen proyectarse por el resto de la semana. Si hay una comida que van a la perfección con esta clase de clima son las tortas fritas (que además son sumamente fáciles de hacer). Pero pocos conocen su verdadero origen y por qué se suelen comer en estos días.

Muchos creen que las tortas fritas se crearon en Argentina en las épocas de la Revolución de Mayo, pero hay datos históricos que demuestran exactamente lo contrario. Años atrás, el diario El País (España) había hecho una investigación al respecto en la que identificó que fueron creadas nada más ni nada menos que en Alemania.

La pregunta es cómo fue que llegaron a Argentina. Se cree que esta sencilla preparación de masa llegó al Río de la Plata de la mano de inmigrantes españoles del sur (con fuerte influencia de la cultura árabe). Justamente esta última llamada “sopaipilla” a esta comida, término que a su vez proviene del germano “suppa” y significa “pan mojado en líquido”.

Su forma circular o romboidal se debe al estiramiento de la masa y la rápidez y simplicidad que se pretendía incorporar en la preparación (la idea siempre fue hacer en cantidad). A su vez, este diseño facilita la cocción, haciendo que tarden menos tiempo en estar listas para comer. Recordemos que todo esto se dio a principios del siglo XIX, cuando la comida era escasa y la pobre, en crecimiento. Por ese motivo, muchos inmigrantes europeos arribaron al país en busca de nuevas oportunidades.

Volviendo a la información que deja la historia, las tortas fritas se preparaban como ofrenda a la virgen María por la lluvia que regaba los cultivos. Sin embargo, existen otra versiones: se realizaba cuando hombres y mujeres juntaban el agua de lluvia para prepararlas. Esta tradición se fue modificando con los años.