Encontraron un esqueleto de 7.200 años y su ADN es de un grupo humano desconocido

Un grupo de arqueólogos encontró un esqueleto en una cueva de Indonesia. Los restos corresponden a un linaje de humanos desconocido.

Hallan un esqueleto en Indonesia y su ADN pertenece a un grupo humano desconocidoHallan un esqueleto en Indonesia cuyo ADN pertenece a un grupo humano desconocido

Un grupo de arqueólogos descubrió un esqueleto de una mujer que vivió hace 7.200 años atrás, en la isla Célebes. Según indicó el estudio publicado el miércoles 25 de agosto en la revista científica Nature, los restos óseos fueron hallados dentro de una cueva de cazadores-recolectores con un “linaje humano distinto”.

El esqueleto corresponde al de una adolescente de aproximadamente 18 años, que permanecía en posición fetal dentro de Leang Panning, una cueva de piedra caliza en una cueva de Suwalesi. Se trata del primer vestigio de una antigua cultura conocida como Toleans, una especie de humanos ya extinta.

La excavación había comenzado en el 2015. “Esta es la primera vez que alguien informa sobre el descubrimiento de ADN humano antiguo de la vasta región insular entre Asia continental y Australia”, afirmó Adam Brumm, coautor de la investigación y arqueólogo del Centro Australiano de Investigación de la Evolución Humana de la Universidad Griffith de Brisbane.

Hallan un esqueleto en Indonesia y su ADN pertenece a un grupo humano desconocidoEl esqueleto permanecía en posición fetal en una cueva de Suwalesi.

Los investigadores explicaron lo desafiante que fue la excavación, dado que el clima cálido y húmedo de esta zona tropical puede hacer que el ADN desaparezca de los fósiles, lo cual dificulta las posibilidades de estudiar la evolución de los humanos primitivos.

El análisis de ADN extraído del cráneo sugiere que la mujer formaba parte de una población relacionada con los papúes e indígenas autralianos de la actualidad. “Es muy raro encontrar ADN humano antiguo en los trópicos húmedos, por eso es un descubrimiento tan afortunado”, remarcó Brumm.

Además, la evidencia genética del esqueleto de más de 7 mil años de antigüdad proporciona más información sobre los habitantes de esta región y “muestralo poco que entendemos sobre la historia humana temprana en las islas Wallacea de Indonesia”, según indicó el científico.El genoma de la jooven se vincula con un linaje humano divergente, nunca antes encontrado en otro lugar del mundo. Los científicos la han apodado “Bessé”, que en Bugis significa “mujer joven”.