Avanza la variante Delta y los científicos alertan que las vacunas pierden eficacia

La aplicación británica Zoe Covid en alianza con la King’s College de Londres informó que si bien la campaña de vacunación fue un éxito en Reino Unido, el avance de cepas como la variante Delta, sumado a la disminución de la eficacia de las vacunas, obliga a mantener el estado de alerta frente al coronavirus. 

Cerca de 42 millones de personas completaron el esquema de vacunación en ocho meses. Y por ello la campaña fue señalada como exitosa, aunque los especialistas temen que la sociedad pueda perder su protección en poco tiempo por lo que ya analizan la posibilidad de establecer una nueva estrategia de vacunación

El análisis demostró que la protección contra el coronavirus disminuyó en un períodos de seis meses tanto quienes recibieron dos dosis de Pfizer como quienes completaron su esquema con AstraZeneca, Con más de 1,2 millones de resultados y participantes, se trata de uno de los mayores estudios sobre la eficacia de las vacunas en la vida real de los que se tiene constancia.

El mismo señala que la protección inicial contra covid a un mes de completar el esquema de vacunación con la vacuna desarrollada por Pfizer fue del 88%, mientras que seis meses más tarde era de 74%. Para la vacuna desarrollada por Oxford y AstraZeneca, la variación fue menor pero con índices más bajos de protección: un 77% de protección a un mes de recibida la segunda dosis y 67% al cabo de cuatro meses. 

Los investigadores aseguraron que no esperaban estos resultados y señalaron que es fundamental pensar una nueva estrategia de vacunación. Según Tim Spector, científico principal del estudio, sería razonable pensar que la protección caiga por “debajo del 50 por ciento para los ancianos y los trabajadores de la salud para el invierno británico”.

El científico agregó que con los altos niveles de infección en el Reino Unido, impulsados por restricciones sociales relajadas y una variante como la Delta de alta transmisibilidad la baja de protección de las vacunas podría derivar en un aumento de hospitalizaciones y muertes. “Necesitamos hacer planes urgentes para los refuerzos y basándonos en los recursos de las vacunas, decidir si una estrategia para vacunar a los niños es sensata si nuestro objetivo es reducir las muertes y los ingresos hospitalarios”, sentenció.

El dato positivo es que las vacunas sí sirven para disminuir los casos de coronavirus y más aun para evitar que se desarrollen cuadros de gravedad, por lo que los especialistas alentaron una vez más a que las personas completen el esquema de vacunación, más aun teniendo en cuenta el avance de la variante Delta. Según Spector, “es importante destacar que la vacuna no sólo ayuda a protegerte, sino que también protege a quienes te rodean y que aún no están vacunados. Esto incluye a niños y personas con sistemas inmunitarios debilitados que no responden tan bien a la vacuna”. 

En Estados Unidos los científicos también alertaron sobre la caída de protección de las vacunas. Un estudio de efectividad realizado en trabajadores de la salud en Estados Unidos, demostró que en las vacunas desarrolladas por Pfizer y Moderna la protección bajó del 91% al 66% luego de que la variante Delta se convirtiera en dominante.

En esta línea, Reino Unido lleva a cabo un nuevo ensayo clínico, Octave DUO, para determinar si una tercera dosis de vacuna mejorará la respuesta inmunitaria de las personas que tienen el sistema inmunológico debilitado. El mismo ofrecerá a las personas inmunodeprimidas una vacuna Pfizer, Moderna o Novavax para analizar si la respuesta inmune es más fuerte que con sólo dos dosis.