Fases lunares: cómo afectan en el cuerpo y en la energía

Enterate cómo los distintos ciclos lunares afectan nuestro comportamiento y nuestro ánimo.

Los ciclos lunares determinan un movimiento energético importante. Por eso desde el comienzo de los tiempos se vinculó a la luna, con los cambios en el estado de ánimo y con el comportamiento de los animales y los humanos.

Más adelante muchos estudios científicos han encontrado que los eventos astronómicos de movimientos de planetas como los astrológicos relacionados al ciclo lunar, modifican estados anímicos y cambios de energía. Algunos han llegado a influir en la vida diaria de las personas y hasta han provocado algún tipo de episodio de emergencias psicológicas y psiquiátricas.

lunaciones

Varias investigaciones de expertos afirman que es posible que gracias a esa conexión profunda y antigua que tenemos con la luna, las distintas fases lunares nos muevan emociones y nos cambien el humor y el comportamiento. Por ejemplo en el pasado, las lunas llenas eran tiempos de actividad social, en cambio bajo la influencia y oscuridad de la luna nueva, la gente se quedaba en su hogar en una postura introspectiva para reflexionar. ¿Notaste si te ocurre lo mismo?

Es posible que gracias a esa conexión profunda y antigua que tenemos con la luna, las distintas fases lunares nos muevan emociones y nos cambien el humor y el comportamiento

Fases lunares: ¿Cómo nos afectan?

Si no prestaste atención a los cambios que te mencionamos antes, te proponemos que hagas el ejercicio y en la próxima luna llena veas si notás que te volvés más sociable durante esos días o más ermitaño en el caso de las lunas nuevas.

La energía de la luna funciona como un amplificador de nuestras emociones, las mueve como una marea. Cuando es luna llena, puede sacar a la superficie muchas de nuestras emociones, y cuando hay luna nueva nos tornamos más calmados y reflexivos.

Los expertos afirman que estos eventos modifican nuestro comportamiento por el movimientos de energía que genera cada cambio de luna, pero eso no significa que determine por completo el rumbo de nuestra vida. Estar atentos a la fase lunar que atravesamos nos puede ayudar a tomar conciencia de nuestras vivencias, nuestros sentimientos y trabajar sobre las emociones negativas o intensas, para agradecer que podemos ver mejor las cosas que debemos enfrentar y solucionar.

Cuáles son las fases de la luna

A continuación te detallamos cuáles son las fases de la luna y qué pasa en nosotros conforme a cada cambio lunar:

1) La luna llena

En este punto el sol y la luna están en lados opuestos de la Tierra y también lo están en cuanto a los signos del zodiaco que son opuestos. Esto significa un aumento en la tensión mientras luchamos por encontrar el equilibrio entre dos extremos. Si lo llevamos al terreno personal y conductual, es muy probable que en esta fase lunar las emociones pueden aumentar de manera importante. Según los expertos en el tema, aconsejan que en esta fase no te dejes llevar por esa marea de emociones y no apegarse demasiado a nada.

carta astral

2) La luna nueva

En esta fase la luna no se ve en el cielo, por eso no hay luz, o hay muy poca, lo que significa que la energía circundante y disponible es más baja. Por este bajón de energía es muy común sentirse cansado durante una el ciclo de luna nueva y también es probable volvernos más introvertidos. Durante este ciclo abunda la tendencia a volverse más reflexivo e introspectivo. Si estás en un cambio personal que implica un nuevo comienzo, la luna nueva es un buen momento para repensar en lo que querés para tu vida y elaborar un plan o estrategia para tratar de conseguirlo.

3) El primer cuarto

A esta fase se la conoce vulgarmente como luna cuarto creciente. Es decir que a medida que la luna crece en la primera mitad de su ciclo, podemos notar en nosotros un aumento en la energía y la motivación. Durante esta fase de crecimiento, las personas en general se sienten motivadas para encarar nuevos proyectos, se sienten con energía para tomar decisiones, medidas y se perfeccionan en aquellas cuestiones personales que son más débiles o vulnerables. En el momento en que la luna comienza a aumentar de tamaño, podemos sentir una sensación de renovación y posibilidades.

4) El segundo cuarto

En este ciclo lunar se nota una disminución gradual en el tamaño de la luna. Se conoce vulgarmente como luna cuarto menguante. En esta etapa los temas más influyentes que rodean a esta luna son la liberación, el dejar ir cosas, personas, etapas y en un buen momento para practicar el perdón. Si antes de esta luna sufriste en forma personal heridas sentimentales, o desacuerdos, discusiones o peleas que te llevaron a sentimientos de enojo y rencor, es justamente bajo esta luna que podrás dejar de lado todos los rencores y liberar toda esa ira. Es un buen momento para purgarte, es decir recibir las nuevas intenciones y cambios que quieras establecer durante la próxima luna nueva.