¿Qué es el movimiento FIRE?

La jubilación es una de las incógnitas más importantes de nuestro sistema económico. La reforma de las pensiones reciente no soluciona el problema de base de que cada vez hay menos cotizaciones a la Seguridad Social, lo que no augura un futuro muy largo a las pensiones públicas.

De ahí que cada vez sea más importante pensar en planes privados ante las previsiones nada optimistas, algo que en la mentalidad española todavía es difícil inculcar, aunque cada vez estamos tomando más conciencia.

Por ello, en este contexto es importante tomar en cuenta diferentes opciones, como una que llega de Estados Unidos que no solo asegura la jubilación, sino que también la anticipa.

Hablamos del movimiento FIRE, que tiene por objetivo que los ciudadanos disfruten de su jubilación antes de los 50. Pero, ¿es esto posible? Pues sí, y vamos a ver cómo.

FIRE y no trabajes después de los 50

El movimiento FIRE, por sus siglas Financial, Independence, Retire Early, consiste en que cada individuo ponga en marcha un plan financiero de ahorro e inversión que le permita disfrutar de rentas pasivas una vez que se jubile. Y la intención es que esa jubilación sea lo antes posible, si puede ser, de los 50 años.

Para ello, se debe analizar las finanzas personales de cada uno. Es decir, sus gastos, ingresos, deudas y posibles rentabilidades que le puedan dar sus propiedades. Así, se determinará cuánto dinero necesitará para vivir cuando se jubile.

Una vez que ya se cuenta con esto de base, toca poner en marcha el plan. Bien es cierto que el movimiento FIRE está pensado para personas que tienen sueldos altos, pero puede aplicarse a rangos más bajos si se pone un objetivo de jubilación más alto.

En cualquier caso, es una estrategia arriesgada que necesita del asesoramiento profesional, para así crear una estrategia de inversión que se caracterice por una gran diversificación en numerosos activos para intentar lograr la mayor rentabilidad posible.

En este sentido, recomienda encarecidamente invertir en vivienda para alquilar luego, porque lo que busca es que se generen rentas pasivas que antes de los 50 permitan vivir cómodamente sin tener que trabajar. Y esa puede ser una de las claves.

La regla del 4

Quizá la clave del movimiento FIRE esté en la llamada ‘regla del 4’, según la cual a partir de la jubilación solo se podrá emplear un 4% de lo ahorrado previamente cada año, de forma que se pueda sobrevivir sin trabajar. Por lo tanto, es imprescindible la contención en el gasto para que el sistema funcione.

Sin esta regla el movimiento puede fracasar y hacer que nos quedemos sin dinero cuando seamos más mayores y ya no podamos trabajar. Aunque las rentas pasivas deben garantizar nuestro mantenimiento, no se debe exceder en el gasto.

Además, teniendo en cuenta la intención de jubilarse a los 50, hay que empezar pronto, por lo que la treintena puede ser el momento de unirse al FIRE.

Muchos se preguntarán si esto de los 50 es posible, y sí, lo es, pero hay que tener muy claras las cosas, ser constante con el plan y tener la suerte de tener sueldos elevados con poca edad, algo que en España no es lo habitual.

En cualquier caso, lo que el movimiento FIRE nos enseña es que la jubilación depende de nosotros realmente, de lo que vayamos sembrando a lo largo de nuestra vida laboral, o mejor dicho, guardando. Esto debemos grabarlo en la mente en un momento en el que realmente las pensiones públicas ya no son seguras.