La terapia contra el cáncer que solo está en nueve hospitales españoles

La terapia con células CAR-T es uno de los tratamientos más avanzados que existen contra determinados tipos de cáncer como el linfoma. Se trata de un proceso que “enseña” a algunas células del sistema inmunitario a identificar y atacar a las células cancerosas. En España, solo nueve hospitales están cualificados para realizar este tipo de terapia.

En uno de ellos fue tratada Zaida Rodríguez, una paciente de linfoma a quien el diario El Mundo ha dedicado un reportaje sobre su recuperación gracias a este revolucionario tratamiento.

Zaida, estudiante de enfermería en Fuerteventura, sufría fuertes dolores e inflamación en la columna. El Hospital Insular de Gran Canaria le confirmó el peor diagnóstico posible: sufría uno de los peores tipos de linfoma, un cáncer de sangre. Recibió dos ciclos de quimioterapia, pero no fue suficiente. “Nunca sabes lo fuerte que eres hasta que ser fuerte es la única opción”, explicó a El Mundo.

Fue entonces cuando esta estudiante de enfermería escuchó hablar por primera vez de la terapia con células CAR-T. Un tratamiento muy novedoso que le ofreció una nueva esperanza. Zaida reunía las condiciones como paciente y su ciudad natal contaba con un centro de referencia que podía realizar esta terapia: el Hospital Universitario Doctor Negrín de Las Palmas de Gran Canaria.

Este hospital es uno de solo nueve centros de nuestro país designados por el ministerio de Sanidad para administrar este complejo tratamiento. En 2019, el personal del sistema de salud canario luchó con uñas y dientes para conseguir la aprobación de Sanidad, algo especialmente difícil para un territorio insular. Gracias al empeño de profesionales como Conrado Domínguez, director del Servicio Canario de Salud, el Hospital Doctor Negrín pudo poner en marcha esta terapia.

Las células CAR-T

La terapia con células CAR-T consiste en lograr que las células inmunitarias llamadas células T (un tipo de glóbulos blancos) luchen contra el cáncer al alterarlas en el laboratorio para que puedan encontrar y destruir a las células cancerosas. Se trata de un proceso muy complejo que se elabora de manera individualizada para cada paciente, según explicó la doctora María Perera, del servicio de hematología del Hospital Negrín, en una entrevista en el portal Con Salud.

En agosto del año pasado, este centro comenzó a tratar a pacientes con células CAR-TZaida fue la tercera de seis pacientes en recibir esta terapia. Fue un proceso complicado, pues empeoró justo antes de comenzar. No obstante, tras una larga espera, llegaron las buenas noticias: las células eran aptas. Zaida toleró muy bien la terapia y, tras veinte días ingresada durante los cuales le controlaron la posible aparición de efectos secundarios neurológicos, recibió el alta.

Gracias a este tratamiento, esta joven canaria ha podido recuperar su vida. “El linfoma ha desaparecido. Me voy recuperando, poco a poco. Todavía no estoy al 100 %, y eso lo noto, por ejemplo, al hacer ejercicio físico, pero lo estoy retomando”, explicó. Ahora, se muestra agradecida con toda la gente que le ayudó: “nos quejamos mucho de nuestra sanidad, y seguro que hay cosas que mejorar, pero hay que valorar lo que tenemos, porque el tratamiento que he recibido yo, y no solo las CAR-T, sino todas las terapias y los cuidados, no podría permitírselo cualquiera en otros países”.

Posibles usos en otras enfermedades

La doctora Perera asegura que se está investigando el uso de células CAR-T en diferentes enfermedades hematológicas con resultados muy prometedores. Los tumores sólidos, en cambio, no reproducen estos buenos resultados debido a que son muy heterogéneos a nivel celular, lo que dificulta la identificación de la mejor diana contra la que debe desarrollarse el CAR-T.